Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerco al absentismo escolar

Alumnos de una clase de ESO. |   // MARTA G. BREA.

Alumnos de una clase de ESO. | // MARTA G. BREA.

Educación abrió 340 expedientes por ausencias injustificadas en el curso preCOVID

La Xunta da un paso más para reforzar el control del absentismo e intentar evitar que los alumnos planten demasiado pronto los estudios con un Plan autonómico de promoción de la escolarización y de la formación en el que busca integrar actuaciones con todos los servicios implicados –educativos, sociales, de salud o empleo– para “reducir” las cifras de inasistencia.

La medida responde a una de las “prioridades” de la Administración gallega: asegurar la permanencia del alumnado en el sistema escolar en las etapas obligatorias, como mínimo, y a poder ser en lo que viene después. De ahí el interés en apostar primero por prevenir, pero también por detectar y, llegado el caso, intervenir en situaciones de absentismo o de abandono escolar.

Respecto al segundo objetivo, y aunque Galicia cerró 2020 con el dato más bajo de abandono temprano de los estudios desde que hay registro, un 12%, hay que tener en cuenta cómo desde la OCDE se insiste en que el nivel formativo de las personas está “correlacionado con su situación laboral”.

El plan autonómico aparece recogido en el borrador de orden que desarrolla el decreto de atención a la diversidad del alumnado gallego, un documento que, indican desde la Consellería de Educación, pretende “dar respuesta a las diferentes características y necesidades, ritmos y estilos de aprendizaje, motivaciones, intereses y situaciones sociales y culturales de todo el alumnado” de modo que las medidas que lo conforman “están dirigidas a cualquier alumnado que en un momento determinado las precise”.

En el caso del plan para estrechar el cerco al absentismo, todo el alumnado es el potencial destinatario y supone avanzar en el paso que Galicia ya dio en 2014 al elaborar un protocolo homogéneo para controlar las faltas a clase, que hasta entonces gestionaba cada centro. Ahora, el plan autonómico que plantea impulsar la Xunta no solo en el control y la supervisión del absentismo, sino también en la prevención, contando con la “coordinación de esfuerzos” entre administraciones y con ánimo de confeccionar un informe anual sobre el estado de la cuestión en Galicia.

Los últimos datos de absentismo muestran cómo por primera vez en el curso prepandemia los expedientes abiertos por ausentarse del aula sin motivo justificado se redujeron, al pasar de los 435 de 2017/18 a los 339. El último informe PISA presenta además un escenario donde los alumnos gallegos de 15 años se ubican en el podio en asistencia.

El regreso a las aulas este curso en situación de pandemia relanzó la cuestión del absentismo. En el borrador de orden de atención a la diversidad del alumnado, ya se incluye que será destinatario de atención educativa virtual el alumnado vulnerable y el que “por tener familiares convivientes vulnerables no acude al centro docente como consecuencia de una emergencia sanitaria”. Siempre y cuando, eso sí, como se estableció este curso, las comisiones provinciales dictaminen como justificada su ausencia.

El borrador de orden de atención a la diversidad que prepara la Xunta está pensado para derogar cinco órdenes previas relacionadas con una educación inclusiva, entre ellas las relativas al procedimiento para flexibilizar la duración del período de escolarización obligatoria del alumnado con necesidades educativas especiales asociadas a condiciones de superdotación, al que se permite saltarse un curso en Bachillerato o prolongarlo, en caso de alumnado con necesidades educativas especiales.”

CLAVES

  • Prevención del absentismo

    El borrador de orden de la atención a la diversidad incluye un plan de prevención del absentismo.

  • Casi 340 casos en año preCOVID

    En 2018-2019 Educación abrió un total de 339 expedientes por ausencias no justificadas del aula.

  • Atención a la vulnerabilidad

    Se recoge la atención virtual para alumnos de familias vulnerables y con el visto bueno de la Xunta para ausentarse.

  • Apuesta por educar emociones

    El documento incluye que las emociones se conciban como un elemento transversal del currículo.

Departamentos de orientación a la caza del talento del alumnado

El borrador de la orden que maneja Educación parte de la importancia de la detección precoz de las necesidades especiales del alumnado, pero va más allá y aborda por primera vez el desarrollo social y emocional de alumnos y de docentes. En relación a los primeros, aboga por un tratamiento educativo de las emociones que debe formar parte del desarrollo del currículo “como un elemento transversal”.

Partiendo de la filosofía, en la que insistió el conselleiro Román Rodríguez durante la presentación del nuevo modelo de escuela inclusiva, de cambiar la expresión “el alumno no es capaz de” por la de que “es capaz de”, la orden encomienda a los departamentos de orientación “identificar” los “distintos talentos” de los estudiantes, “protegerlos y desarrollarlos”. 

Previsión para víctimas de acoso o estudiantes embarazadas

El abanico de estudiantes que pueden beneficiarse de las medidas incluidas en la orden es muy amplio. No solo incluye, explican desde Educación, a 16.000 alumnos con necesidades especiales escolarizados en centros de educación especial y en centros ordinarios, una cuestión que asimismo regula la orden, sino también a víctimas de acoso escolar, niños sometidos a tutela o a estudiantes menores embarazadas, a las que se busca “facilitar” el proceso educativo durante la gestación y hasta dos años después del parto.

Entre otras cuestiones, por ejemplo, tendrán derecho a atención educativa domiciliaria si precisan reposo por prescripción médica y se le dan facilidades para la lactación de su bebé y a los progenitores para adaptar fechas y horario de evaluaciones. En 2019, el IGE eleva los partos de madres de 15 a 19 años a 192.

Compartir el artículo

stats