Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los gallegos se estrenan más tarde en el alcohol, pero se emborrachan más

Imagen de los restos de un botellón.

Imagen de los restos de un botellón. Santos Álvarez

El “primer” fin de los planes sobre drogas es “que no se consuma”. “Si eso no ocurre, cuanto más se retrase la edad de inicio de consumo, mejor”.

Lo comenta Jesús Cancelo, director de Alborada, en Vigo, para destacar lo “positivo” de los datos del Plan Nacional sobre Drogas que reflejan cómo los gallegos se inician más tarde que la media estatal en cannabis, alcohol o consumo diario de tabaco.

Casi dos de cada tres gallegos declaran un consumo mensual | El inicio en el cannabis y el tabaco es más tardío en Galicia y expertos apuntan a la prevención

Este experto insiste en destacar esa cara de las estadísticas recopiladas en la última edición –la 2019/2020– de EDADES, una encuesta bianual que se realiza a ciudadanos de entre 15 y 64 años, y apunta que tal vez se están recogiendo los frutos de algo en lo que se ha estado trabajando “desde hace años” a través del plan gallego: la prevención. Pone de ejemplo Vigo: “En Vigo desde hace muchos años trabajamos a diario en los colegios. Hay talleres que son de prevención de consumo de drogas, sobre todo, y vamos a pensar que eso puede tener alguna relación”.

En lo que toca a consumo en el último mes de alcohol, admitido por casi dos de cada tres gallegos –más de un millón de personas si se traducen porcentajes a números absolutos–, se ubicaría en “la media” estatal. También va en la línea de lo que recogía el mismo informe una década atrás. Cancelo explica que el alcohol es una droga “social” y que “muchos” factores animan al consumo. En todo caso, anota, el botellón ha ido a menos y así lo refleja la encuesta: un 8,3% lo practicó en Galicia en las últimas cuatro semanas, casi un 10% en España.

“Preocupante”, concede, son las borracheras. Porque si bien en teoría la edad media para estrenarse con el alcohol en Galicia es de 17 años (frente a los 16,7 de media en España), quienes consumen lo hacen luego con empeño, como parece indicar que la prevalencia de borracheras en el último mes sea de un 7,5% frente a un 6,8% estatal. Además, ese 7,5% está por encima del 5,9% que recogía el EDADES previo, de 2017/18.

Las conductas con sustancias como el tabaco y el cannabis vuelven a situar a Galicia en mejor lugar que la media estatal. Aunque los gallegos sean igual de madrugadores a la hora de probar cómo es darle una calada a un cigarrillo, no ocurre lo mismo con el consumo diario: 19 años (18,3 estatal). Aun así, fuma cada día casi un tercio (31,3%) de la población de entre 15 y 64 años, un porcentaje un 29% más alto que hace una década.

En relación al cannabis, los datos del EDADES, reunidos antes de la pandemia, sitúan el estreno en el consumo a los 18,6 en Galicia (18, 5 de media autonómica) y permiten constatar que un 6,6% de gallegos de 15 a 64 años ha consumido la sustancia en el último mes. El dato estatal (8%) está por encima, pero el gallego es muy superior al de 2009 (de un 4,8%).

La encuesta se hizo antes de la pandemia, pero en Alborada ya saben cómo ha ido 2020 y a Cancelo le consta un aumento “importantísimo” de quienes iniciaron tratamiento por cannabis: un 40% del total. “Mucha gente joven está viniendo a Alborada por el cannabis”, señala, lo que vincula, entre otras razones, a más sensibilización y a que provoca más problemas conductuales. En cambio, no detectan aún ecos de la epidemia de heroína de Estados Unidos y, pese a “lo que se comenta” del consumo de psicofármacos para la depresión y la ansiedad, esos pacientes no acuden a tratarse. “O se resuelve en otro ámbito”, como atención primaria, apunta.

Este profesional llama asimismo la atención sobre el hecho de que, pese a que el confinamiento incrementó todas las adicciones tecnológicas (juego, apuestas), estos casos tampoco se están trasladando a las unidades asistenciales, y habla de las de toda Galicia.

“No sabemos qué ocurre con esa gente”, comenta, y recuerda que cualquier persona que tenga una adicción comportamental puede acudir a las unidades asistenciales.

Compartir el artículo

stats