Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cuántos empleos serán necesarios para cuidar a los mayores en los próximos quince años?

Una residencia de ancianos. |  // FDV

Una residencia de ancianos. | // FDV

En 2035 habrá en Galicia 138.000 dependientes, es decir, 28.000 personas más. Son las consecuencias del envejecimiento poblacional que sufre la comunidad y que supondrá “un enorme reto” para la sociedad. El Consello Económico e Social (CES) calcula que será necesario crear 7.500 nuevos empleos en centros residenciales para dar cobertura a toda la población mayor y adecuarse a las ratios de personal que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es una de las conclusiones del informe titulado “El sistema de cuidados de larga duración en Galicia desde la perspectiva de la prestación de servicios y creación de empleo”. En la actualidad hay 26.000 personas empleadas en este sector.

Los cálculos

Sin embargo, la previsión es que el 5,5% de la población gallega sea dependiente en 15 años. Si se mantuviesen las actuales ratios de personal por cada 100 mayores, habría que crear casi 5.000 empleos vinculados al sistema de atención a la dependencia. Solo en residencias harían falta 2.000 puestos más. Sin embargo, el CES advierte que estos cálculos están basados en que se mantenga la situación actual de 3,1 trabajadores por cada 100 personas atendidas, una ratio muy por debajo de la que fija la OMS de cinco empleados por cien mayores. Si se cumpliera lo recomendado, las plantillas en centros residenciales deberían crecer en 7.500 puestos.

En opinión de los autores del estudio –los profesores de la Universidade de A Coruña, Raquel Martínez Buján y Paulo Rungo–, la Ley de Dependencia supuso “un desarrollo positivo pero cuenta con severas dificultades para su implantación”. De hecho, solo cubre a la mitad de los dependientes gallegos. El informe constata que la principal fuente de provisión de cuidados es la familia. Así el 66,5% de las personas con dependencia recibe cuidados únicamente de la familia, un trabajo que supone una importante carga para sus cuidadores. De hecho, uno de cada cuatro mayores requieren más de 70 horas de atención a la semana.

El apoyo público

Solo dos de cada diez hogares con dependientes cuentan con el apoyo de algún recurso público. Esto lleva a una “mercantilización y privatización del trabajo de cuidados por parte de las familias”. El 17% de las personas con dependencia tiene contratada a una cuidadora por una empresa privada.

Pero además el informe del CES advierte que en la atención a los dependientes no se acostumbra a tener en cuenta al servicio doméstico que, de forma directa o indirecta, asume también tareas de cuidados. De los trabajadores del hogar, al menos el 12% están contratados para atender a mayores, pero el Consello Económico e Social advierte que “una proporcion significativa del resto de empleados domésticos” podría estar también haciéndose cargo de estas labores. “En Galicia se está consolidando un modelo en el que prevalece la asistencia privada”, concluyen.

Las recomendaciones: menos copago y duplicar la inversión

Además de radiografiar la situación de los cuidados a dependientes el Consello Económico e Social lanza una serie de recomendaciones, entre ellas, intentar reducir el importe del copago que tienen que abonar los dependientes gallegos para acceder a determinados servicios. “Esta tarifa puede suponer la expulsión del sistema de atención de aquellos colectivos con rentas bajas”, señalan. Al mismo tiempo el CES reclama un mayor esfuerzo inversor que se aproxime al 1,5% del PIB, un porcentaje que sería duplicar la aportación actual que se sitúa en el 0,7%. Y dado que la atención a la dependencia recae mayoritariamente en empresas privadas, se pide a la Xunta “mayor control” para garantizar la calidad del servicio. Aboga también por una mejor coordinación socio-sanitaria.

Compartir el artículo

stats