La Comisión Galega da Competencia ha multado con 150.000 euros a tres empresas por amañar un concurso de la Consellería de Educación sobre transporte escolar. Además, la sanción se complementa con la prohibición durante tres meses de presentarse a cualquier licitación que el Gobierno gallego realice en la provincia de Lugo sobre, precisamente, el servicio de transporte escolar. El pronunciamiento de Competencia es firme y ya no cabe ninguna vía de recurso administrativo. Solo queda el camino judicial ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

El expediente se abrió hace ahora un año por considerar que las tres empresas habían incurrido en posibles prácticas restrictivas de la competencia. Esta actuación, a su vez, se derivó de una denuncia formulada por otras dos firmas del sector y tiene su origen en la comunicación remitida por el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de Galicia tras investigar la impugnación.

Estas prácticas contrarias a la legalidad se llevaron a cabo en el procedimiento para la licitación pública de los lotes nueve y once, dentro del expediente de contratación del servicio de realización de las rutas de transporte escolar a varios centros de enseñanza pública ubicados en las provincias de A Coruña, Lugo y Ourense para el curso 2018-2019.

Las empresas sancionadas por Competencia –en una resolución firmada el pasado mes de diciembre– son Muralla Bus, Autocares Darriba y Autos Morán por cometer una infracción muy grave de colusión en un contrato público. Las multas impuestas ascienden a 29.879, 19.582 y 100.044 euros, respectivamente.

La resolución de la Comisión Galega da Competencia acredita que los socios y administradores de las tres empresas son los mismos, pese a que se manifestaron como firmas independientes, y que las ofertas que presentaron para optar a la licitación de la Xunta estaban amañadas con la intención de que la adjudicación recayera en una de ellas.

“La actuación concertada de las empresas supuso la presentación de sus respectivas propuestas pactadas con la finalidad de incidir en esa licitación pública y con el objetivo de favorecer a una de ellas, Muralla Bus, en la que tienen intereses comunes los socios de las otras dos empresas, Autocares Darriba y Autos Morán”, se recoge en el expediente de sanción elaborado por el órgano autonómico que vela por las normas de competencia.