Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector forestal reclama compensaciones o alternativas por dejar de plantar eucalipto

Una empresa de madera, en Lugo

Una empresa de madera, en Lugo Fran Fernández

La decisión de la Xunta de aplicar una moratoria a la plantación de eucaliptos en Galicia ha causado “sorpresa” en el sector forestal. La cadena de la madera, que engloba a propietarios forestales, aserraderos, rematantes, carpintería e industria, pide a la Consellería de Medio Rural que genere “alternativas viables económicamente” o bien compense al propietario por limitar la plantación de esta especie. Si esto no se hace, el Clúster da Madeira advierte que se reducirá el PIB en los concellos más afectados, se incrementará el paro y esto traerá como consecuencia “el abandono del rural que es la causa de los incendios”.

El Clúster da Madeira avisa del riesgo de caída del PIB y subida del paro si no hay opciones viables | Los propietarios de montes piden a la Xunta que la moratoria se haga por consenso

“Si no hay alternativas viables económicamente se reduce el PIB de los concellos y se incrementa el paro”

Cluster de la madera

decoration

Pese al compromiso de la Xunta de aplicar una moratoria que impedirá incrementar la superficie de eucalipto en Galicia, el Plan Forestal se aprobó ayer en el pleno del Parlamento sin el apoyo de la oposición y con el único respaldo del Partido Popular. El conselleiro de Medio Rural, José González, había invitado el pasado martes al consenso a BNG y PSdeG y como gesto de conciliación anunció el veto temporal al eucalipto, una suspensión que, según explicó, se regulará de forma “inmediata” y que durará al menos hasta que esté listo el nuevo inventario forestal a finales de este año o principios de 2022.

El Clúster da Madeira de Galicia explica que el Plan Forestal propuesto por la Xunta contempla “una reducción significativa a medio plazo” de la superficie ocupada por el eucalipto. En concreto, el documento prevé eliminar 20.000 hectáreas de esta especie en el horizonte de 2040.

“Desde la cadena lo hemos asumido, entre otras cuestiones, como parte del consenso general derivado del amplio diálogo sectorial”

decoration

Sin embargo, la moratoria anunciada por la Xunta en la plantación de eucalipto no se la esperaban. “Las limitaciones no son el camino. Sino las alternativas al propietario”, advierten.

Con esta opinión coincide Francisco Dans, director de la Asociación Forestal de Galicia, que aglutina a los propietarios de montes. Reconoce que la propuesta le pilló “con el pie cambiado”. “Cualquier restricción nos resulta fastidiada, aunque entendemos la preocupación social que hay sobre este tema”.

“Si hay un cambio legal cualquier modificación deberá ser pactada con los afectados”

Francisco Dans - Asociación Forestal de Galicia

decoration

Francisco Dans - Asociación Forestal de Galicia

En este sentido, reivindicó que los titulares de terrenos forestales se preocupan por “la biodiversidad y el equilibrio de las especies” y defienden un monte “ecológicamente saludable”. Pero advierte a la Xunta que la ley contempla el derecho de los propietarios a elegir sus cultivos. “Si hay una moratoria, habrá un cambio legal y cualquier modificación se tendrá que pactar con los afectados”, apunta. “Por eso, estamos expectantes, pero tranquilos”, aclaró.

Los comuneros, por su parte, no se creen el anuncio de la Consellería de Medio Rural. “Nos parece un brindis al sol”, dice el presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes, Xosé Pereira. Y, en todo caso, añaden, si así fuera, es “un paso adelante pero insuficiente”.

Las mancomunidades rechazan el veto total al eucalipto. “Entendemos que hay que proceder a eliminarlo de zonas con protección ambiental o interés agrario pero hay otras zonas donde se puede plantar”, defienden. Por eso creen que el anuncio del conselleiro de Medio Rural se queda corto. En su opinión, una moratoria debería venir precedida de un plan de ordenación de esta especie.

“El eucalipto hay que eliminarlo en zonas de protección o interés agrario, pero hay otras zonas donde se puede plantar”

Xoxé Pereira - Presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes

decoration
Xoxé Pereira -  Presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes

Xoxé Pereira - Presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes

Sin embargo, frente a estas reticencias, Ence, que se dedica a la producción de pasta de papel y que se nutre para ello de madera de eucalipto, da su aval a la Xunta. “Entendemos que con una buena gestión de las plantaciones y la existencia de alternativas para los propietarios forestales que eviten el abandono del rural, no hace falta aumentar la superficie de eucalipto”, señalaron.

Los ecologistas, sin embargo, se mostraron más críticos, pese a llevar tiempo denunciando la “eucaliptización” de Galicia. En nombre de la Federación Ecoloxista Galega, Iñaki Varela explica que “antes de hacer anuncios la Consellería de Medio Rural debe hacer un buen inventario forestal porque igual no se trata solo de prohibir nuevas plantaciones sino de eliminar algunas que ya hay”. Además, denuncia la falta de concreción en la propuesta formulada por la Xunta. “¿Habla de todo tipo de eucaliptos? ¿Del nitens, del globulus...?”, se pregunta. Y, al igual que el Cluster da Madeira, advierte que no se puede anunciar una moratoria a la plantación de esta especie sin dar “alternativas” al rural.

El eucalipto fue objeto de debate también en el pleno del Parlamento debido a la aprobación del Plan Forestal. El socialista Martín Seco tachó la propuesta del conselleiro de Medio Rural de “ocurrencia”. “Se premia al que incumplió la ley plantando donde no debía –porque podrá seguir plantando– y se castiga a los que no plantaron porque ahora no podrán hacerlo”, lamentó. Por su parte, la diputada del BNG María González se preguntó “por qué no pararon antes la expansión del eucalipto”. Los nacionalistas propusieron una reducción en la superficie ocupada por esta especie de 200.000 hectáreas, prácticamente la mitad de lo que hay ahora, que fue apoyada por el PSdeG, pero no prosperó. “Se centran en criminalizar el eucalipto y la industria en general”, lamentó la popular Elena Candia.

Compartir el artículo

stats