Apenas 20 días después de que la Audiencia Provincial de Lugo diese carpetazo al caso Garañón, uno de los procesos que precipitó la caída de José Ramón Gómez Besteiro como líder del PSdeG en marzo de 2016, otro juzgado da un nuevo varapalo a las investigaciones de Pilar de Lara contra el también aspirante a candidato socialista a la Xunta: la “Operación Pulpo”. La instructora de macrocausas como la “Pokemon”, sancionada por la dilación indebida en sus investigaciones y apartada de su juzgado en Lugo, el de Instrucción número 1, advertía del supuesto entramado de irregularidades en la Diputación de Lugo, con la posible existencia de “fraude en la obtención de subvenciones públicas” por parte del club baloncesto Breogán y la fundación Balogal. Salida del juzgado que capitaneaba De Lara esta quinta pieza del caso Pulpo, como otras muchas, ha quedado archivada, según avanzó ayer ABC.

Con este carpetazo a dos de las causas que cortaron la trayectoria política de Besteiro, el ex líder de los socialistas gallegos tan solo está pendiente de la resolución de un proceso que marcó su devenir en O Pino y en su carretera electoral a San Caetano: la relacionada con el uso indebido de fondos europeos desde la Diputación. De quedar exonerado de esta investigación, según fuentes del entorno del exlíder del PSdeG, no estaría inmerso en proceso judicial alguno y quedaría libre de toda sombra de sospecha.

Acusado de los delitos de soborno, prevaricación, tráfico de influencias, fraude a las administraciones públicas, fraude de subvenciones y delito continuado de malversación de caudales públicos, Besteiro se vio forzado a renunciar a su candidatura a la Xunta y dimitir como secretario xeral del PSdeG.

El pasado día 3 se hacía público el carpetazo de la Audiencia de Lugo al caso “Garañón”, al entender el tribunal que la investigación no pudo aportar ninguna prueba concluyente sobre la existencia de una trama organizada para conceder licencia y favorecer al constructor del edificio, que también estaba investigado.

Esta causa, abierta en 2015, supuso el inicio del fin de la carrera política del socialista lucense, que al año siguiente se vio obligado a renunciar a ser candidato a la Xunta y secretario xeral del PSdeG al sumar otras cuatro imputaciones en el marco de la “Operación Pulpo”, esta vez relativo a su cargo como presidente de la Diputación de Lugo.

Sobre esta última, el carpetazo de la quinta pieza viene de la mano de Sergio Orduña, titular del Juzgado de Instrucción número 3, quien advierte de que toda la documentación se corresponde de manera íntegra a unas diligencias que se archivaron en ese mismo juzgado en 2013. Pero De Lara las rescató y las incorporó a la causa de la “Pulpo”, según detalla ABC, lo que provocó un nuevo reparto para que se investigara “sin que nada concreto se haya añadido” a lo que ya en su día se sobreseyó en firme. Por ello, Orduña acordó dar carpetazo a esta pieza de un proceso judicial que comenzó con la investigación de un supuesto acoso laboral en el departamento de Protocolo de la Diputación y acabó convirtiéndose en una causa general sobre la gestión como presidente socialista de Besteiro.