Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tercera ola vacía en solo tres meses más de medio millar de locales comerciales

Los bajos disponibles alcanzan ya los 7.550 en Galicia, un 8% más que a finales de noviembre

Una mujer pasa delante de un local cerrado en Vigo. |   // R. GROBAS

Una mujer pasa delante de un local cerrado en Vigo. | // R. GROBAS

Persianas bajadas, verjas echadas, cristales empapelados... Son los efectos que ha agravado la tercera ola de la pandemia con un goteo continuo de cierres de negocios, cada vez más asfixiados por una crisis económica sin precedentes desde que en marzo del año pasado estalló con la declaración del estado de alarma en España. En barrios de la periferia, en pleno centro y también en grandes centros comerciales. Pequeños comercios, autónomos y grandes firmas. El COVID no entiende ni de sector, ni de tamaño ni de ubicación y ha barrido tanto pequeños y medianos establecimientos como grandes marcas y de todo tipo de actividad: restauración, alimentación, textil, ocio, estética, automoción... En la actualidad son ya 7.550 los locales comerciales vacíos en la comunidad, un 8% más que a finales de noviembre pasado. O lo que es lo mismo, la tercera ola ha engullido en apenas tres meses 550 negocios cuyos bajos han vuelto al circuito de comercialización, según datos de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

Las ayudas de las administraciones para contener la sangría de hosteleros y comerciantes han llegado tarde o no han sido suficiente para miles de familias que no han podido sobrevivir con sus negocios a esta tercera ola. Los escasos o en algunos casos nulos ingresos no dieron para cubrir los gastos: nóminas, facturas de luz y agua, tributos a Hacienda y a la Seguridad Social, alquiler del local... Ante las facturas acumuladas y la caída en picado de las ventas, más de medio centenar de autónomos, pymes pero también grandes firmas han decidido colgar el cartel de Se cierra, dejando un reguero de locales comerciales vacíos por toda la comunidad. De los 550 que volvieron al circuito de comercialización en apenas tres meses, las ciudades y sus áreas de influencia fueron las más damnificadas con un total de 365 locales engullidos por la nueva ola, el 8% del total.

Desde la patronal inmobiliaria advierten de que junto con la actual situación económica y sanitaria y el auge “sin precedentes” del circuito de comercialización “on line” agravarán en varios miles los cierres en el sector del comercio y hostelería con lo que la oferta de locales y bajos aumentará en los próximos meses entre un 10 y un 15%. “Se abaratarán los precios actuales, ya que incluso las grandes marcas y franquicias reducirán espacios físicos en calles y centros comerciales, al aumentar sus canales de venta on line”, apunta el presidente de Fegein, Benito Iglesias.

Por provincias, Ourense y Lugo sufrieron el mayor impacto de esta tercera ola en sus negocios, con un aumento de los bajos comerciales vacíos del 11% y 10%, respectivamente. El impacto fue más contenido en A Coruña, con un aumento del 6,5% respecto a finales de noviembre, y en Pontevedra (4,1%).

Vigo, a la cabeza

Por ciudades, Vigo y A Coruña concentran el mayor número de locales a la espera de un nuevo arrendatario, con 1.600 y 1.450, respectivamente, en ambos casos con 50 nuevos bajos vacíos en estos últimos dos meses y medio. El comercio y la hostelería en Ourense han sido los más castigados, con 150 locales que echaron el cierre, elevando la cifra total a 1.350. En Ferrol otros 50 fueron engullidos por esta nueva ola, con 350 en el mercado del alquiler. En Santiago, 25, con un total de 475. Y tanto en Lugo como Pontevedra, 20 más en cada caso. En total, las urbes gallegas tienen un stock de bajos comerciales para alquiler de 5.945, casi el 80% de toda la comunidad y un 6,5% más que hace apenas tres meses.

La crisis económica también ha tenido un impacto en los precios, con una rebaja en los alquileres, aunque con una menor incidencia en las ciudades de A Coruña y Vigo. De hecho, los alquileres en ambas urbes lideran la tabla autonómica, con 7,8% euros el metro cuadrado en el primer caso y 7,5 euros en el segundo. Le siguen Santiago (7 euros m2), Pontevedra (6,8), Ourense (5,4), Lugo (5,2) y Ferrol (3,8)

Las ayudas para hacer frente al pago de alquileres llegaron tarde y, en la mayoría de los casos, resultaron insuficientes para mantener a flote su fuente de ingresos. De hecho, las rebajas acordadas por el Gobierno central de un 50% en el alquiler cuando el local comercial pertenezca a un gran tenedor (más de 10 propiedades) apenas benefician al 2% de la hotelería y el comercio en Galicia.

Compartir el artículo

stats