Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos de cada tres gallegos rechazan realizar el test del cáncer más frecuente

Colas en un centro de salud en campaña de vacunación de gripe. |   // MARTA G. BREA

Colas en un centro de salud en campaña de vacunación de gripe. | // MARTA G. BREA

Para el Sergas, el cáncer colorrectal es un problema de salud “importante” en nuestro medio por su “alta incidencia y mortalidad”. De hecho, las autoridades sanitarias gallegas advierten de que es el cáncer “más frecuente” en el conjunto de la población, como muestran los datos recogidos en el registro estatal. En mujeres es el segundo en incidencia después del cáncer de mama y en hombres ocurre lo mismo, tras el de próstata. Cada año se diagnostican en España 44.000 nuevos casos y el 34% de afectados, explica la Xunta, muere por esta causa. En Galicia este cáncer es el causante de 1.183 fallecimientos en Galicia solo durante el año 2018, según datos recopilados por el Ministerio de Sanidad, y además “la mayor parte” de las veces “se diagnostican en estados avanzados, lo que afecta a la supervivencia de los pacientes”.

A pesar de las negras cifras asociadas a esta enfermedad en Galicia, y aunque la comunidad dispone de un programa de cribado para esta dolencia para hombres y mujeres de entre 50 y 69 años, mediante un test de sangre en heces, dos de cada tres invitaciones enviadas por Sanidade caen en saco roto. Entre 2013 y 2019, el Sergas mandó 904.000 avisos para participar por primera vez, pero solo entregaron el test 334.000 personas, el 36,95%. En 2019, de 215.800 personas, solo 60.400 se animaron. Y eso que el kit de recogida de muestras se manda a casa y luego se deja en una caja en el centro de salud.

Un lustro de ventaja, pero pocos participantes

Precisamente en 2019 este cribado completó la cobertura de su población objetivo, es decir, el 100% ha sido citado al menos una vez, en todas las áreas sanitarias, tras arrancar en 2013 en la de Ferrol como experiencia piloto. Del lado positivo de la balanza, está el que Galicia logró adelantarse un lustro al objetivo propuesto por el Gobierno cuando el programa se incorporó a la cartera de servicios. En lo que toca a la respuesta, la Administración asegura que la participación global del 36,95% en la ronda inicial –la primera vez que invitan a alguien a hacer el test– y del 91,57% en sucesivas –quienes se animan y descubren sus ventajas no dudan en repetir– están “dentro de lo esperado para ser un programa de reciente implantación que no tuvo mucha visibilidad y difusión” hasta completar el 100% de su implantación. En el área de Vigo, la última a la que llegó, las cifras son más bajas y el Sergas cree que “mucha gente” pudo haber sido cribada con anterioridad.

Un programa que divulgar más

En todo caso, el Sergas admite que “a corto y medio plazo sería deseable aumentar” esa participación y para ello ve “imprescindible” el buscar canales de difusión a asociaciones de pacientes, entre otros, aparte de “más implicación, si cabe, de atención primaria”, dado su contacto “más próximo” con la población. En atención primaria, explica Jesús Sueiro, vocal de Agamfec (Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria) son conscientes de ese rol. Este profesional coincide con el análisis del Sergas y opina que si la mayoría rehúsa a participar es sobre todo por “falta de asentamiento” de la iniciativa por su poco tiempo de implantación. No está tan “institucionalizado”, asegura, como el cáncer de mama, que tiene su propio día y eventos. Que el cribado de cáncer colorrectal alcance un estatus similar puede “tardar”, admite, y anima a apostar por la “sensibilización”, difundirlo más y a “conectar” la prueba y la supervivencia del cáncer. “Hay que mover conciencias”, recalca.

Estadios precoces

Sanidade recoge que entre 2013 y 2019 se realizaron, tras un resultado “anómalo” en el test, unas 26.600 colonoscopias y se diagnosticaron 1.436 personas con cáncer colorrectal, 4.736 con adenomas de alto riesgo y 6.572 de riesgo medio, a quienes se hace seguimiento. Según el Sergas, cerca del 70% de los cánceres se detectaron en estadios iniciales, “en los que el pronóstico es significativamente mejor”, El cribado, “además de reducir la mortalidad” por este cáncer, “también contribuye a disminuir la incidencia mediante la detección de las lesiones precancerosas que se extirpan durante la colonoscopia”, sostiene.

CLAVES DESTACADAS

904.000 invitaciones y 334.000 respuestas

El Sergas envió 904.000 invitaciones válidas para un primer cribado y solo un tercio respondió. El test detecta sangre en heces.

Colonoscopias y seguimiento

Si el resultado del test de sangre en heces es anómalo se completa con colonoscopia, se evalúa el riesgo de cáncer en cada persona y se le hace seguimiento.

Resultados del programa de cribado

Desde el inicio del programa hasta finales de 2019 se diagnosticaron 1.436 cánceres, el 67% de ellos en estadios precoces.

Compartir el artículo

stats