La prevención es clave en la lucha contra los incendios. Por esta razón, la Consellería de Medio Rural está dando un impulso a la limpieza de biomasa en las denominadas franjas de seguridad, que son aquellos terrenos que rodean núcleos habitados, viviendas así como determinadas infraestructuras. Pero son los propietarios de estas fincas quienes tienen que asumir los desbroces. Para que no se escabullan de sus obligaciones el departamento que dirige José González creará unidades especializadas formadas por agentes medioambientales que se encargarán de vigilar el cumplimiento de la legalidad en materia de prevención de incendios. Así aparece recogido en el borrador del nuevo Plan Forestal de Galicia.

Medio Rural suscribió un convenio con la Fegamp para acometer la limpieza de la biomasa. Cada año se priorizan las labores de desbroce en aquellas parroquias de mayor riesgo de incendios, aunque esto no significa que en el resto de concellos no sea también obligatorio por ley mantener libre de maleza las llamadas franjas de seguridad. Son los propietarios los que tienen que acometer esta tarea, aunque pueden delegar los trabajos en Seaga a un precio fijo de 350 euros por hectárea.

Si no lo hacen, la Consellería de Medio Rural les envía una carta de apremio para emplazarlos a limpiar la maleza, obligación que si incumplen podría acarrearles multas de hasta 1.000 euros en los casos más habituales y hasta 10.000 en los más graves o reincidentes.

Pero además ahora sobre los propietarios recaerá una mayor presión, puesto que habrá equipos específicos formados por agentes medioambientales dedicados a controlar que se cumple con las medidas de prevención contra incendios en lo que se refiere a la limpieza de biomasa forestal.

Refuerzo

“Dependientes de los Servicios Centrales, estas unidades se encargarían de reforzar la labor que vienen llevando a cabo ahora las delegaciones provinciales respecto al cumplimiento de las distancias de plantación o la gestión de la biomasa en las franjas secundarias”, explica la Consellería de Medio Rural.

La Xunta aún no ha determinado ni el número de unidades ni cuántos serán sus integrantes. “Se irá definiendo en los próximos meses”, aclaró.

Para ayudar en su labor la Xunta elaborará un inventario de las franjas de gestión de biomasa, que incluirá las distancias “estratégicas” de las masas forestales y otros terrenos a construcciones, instalaciones o infraestructuras.

Estos equipos especializados en vigilar la limpieza de la biomasa se complementarán con las actuales Brigadas de Investigación de Incendios Forestales, a las que se buscará dar una mayor “especialización” para fortalecer las pesquisas sobre las causas de los fuegos y la identificación de los incendiarios

El nuevo Plan Forestal, que aún está pendiente de aprobación definitiva, plantea también reorganizar los distritos de defensa del monte y extinción de incendios en los que se divide el territorio gallego. “Se trata de adecuar la estructura territorial y de personal a las nuevas necesidades”, explica el documento.