Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acoso LGTBI-fóbico, una sombra en los institutos

Imagen de archivo de la vuelta a clase en los institutos
en el contexto COVID.   | // RAFA VÁZQUEZ

Imagen de archivo de la vuelta a clase en los institutos en el contexto COVID. | // RAFA VÁZQUEZ

Entre las metas del I Plan de Actuacións para a Igualdade en los centros educativos de Galicia se encuentra el establecer actuaciones para combatir el acoso escolar por razones de orientación sexual o identidad de género, favoreciendo la visibilidad del alumnado LGTBI. Porque el bullying tiene muchas caras, entre ellas la hostilidad dirigida a personas no heterosexuales, y es una realidad presente también en las aulas gallegas, al menos según lo reconocen los propios alumnos.

Una investigación entre 246 estudiantes de ESO de la comunidad, revela que más de la mitad de la muestra –en concreto un 55 por ciento– “reconoce la existencia de este tipo de violencia” en sus centros educativos. En los entornos urbanos, añade el estudio, esta clase de hostigamiento es más frecuente, “así como entre mujeres y mediante la acción grupal”. Además, uno de cada diez alumnos consultados para el trabajo admite haber ejercido ese tipo de comportamiento, mientras uno de cada cinco declaran haberlo sufrido en alguna ocasión.

Los datos aparecen en el artículo “Bullying LGTBI-fóbico en el contexto rural y urbano gallego”, publicado en la “Revista de Ciencias Sociales”, donde también se recoge que son los hombres y un entorno urbano quienes registran este tipo de agresiones en una “mayor proporción”. Asimismo, a partir del estudio también se encuentra una vinculación entre este clase de conductas y los centros educativos donde no se imparten formaciones con perspectiva de género.

De la investigación cuantitativa, los autores, Luis Manuel Rodríguez, de la Universidad Autónoma de Sinaloa (México), y Purificación García, de la Universidade de Santiago, extraen que el tipo de violencia que destaca es la verbal, manifestada en palabras ofensivas, hablar “mal” de un compañero, burlas, amenazas o incluso ofensas escritas en las paredes. No obstante, hallan también alusiones a violencia física, sexual, tecnológica, aislamiento y exclusión, patrimonial y coacciones. De su análisis concluyen que este tipo de violencia no es una cuestión “puntual”, sino que “se perpetúa en el tiempo”. Las situaciones de violencia, señalan los autores a partir de las respuestas, suelen producirse en el propio recinto escolar (“especialmente en el patio”, durante o entre las clases y en los alrededores del instituto, pero también fuera, en el transporte o internet, aunque serían los menos frecuentes.

El estudio aborda asimismo el conocimiento que tiene el alumnado de la comunidad LGTBI, que es “notoriamente alto”, sobre todo entre chicos y en las ciudades, y concede que, con carácter general, los jóvenes han recibido formación específica por parte del centro sobre género y diversidad sexual. De hecho, el análisis de ambos aspectos les permite indicar que dicha formación, así como el contacto con personas LGTBI en el entorno más cercano son “factores importantes en las actitudes y conductas del alumnado”, lo que animan a tomar en consideración.

Respecto a los 50 estudiantes (20,3%) que manifiestan haber sufrido bullying LGTBI-fóbico, en 36 casos se identifican como heterosexuales y en 14 como LGBQ. Los investigadores concluyen que el bullying LGTBI-fóbico “refiere a una problemática real” en los institutos analizados, “siendo reconocida hacia ambos sexos, aunque en mayor medida hacia los hombres cuando el agresor o agresores son hombres y hacia las mujeres cuando son mujeres”. La encuesta permite, por otra parte, determinar actitudes hacia estas conductas entre los estudiantes “espectadores”. Dominan aquellos que intentan mediante la defensa de las víctimas o la mediación hacer que cesen estas conductas.

En este tipo de situaciones el apoyo “importante” viene, precisamente, de compañeros y de la familia. Eso se relacionaría, añade el artículo, con la “baja” incidencia de las denuncias por parte de las víctimas ante este tipo de violencia.

Compartir el artículo

stats