La histórica reclamación del traspaso de la AP-9 a Galicia llega al Congreso. Salvo sorpresa de última hora, la proposición de ley que los tres grupos con representación en el Parlamento gallego defenderán hoy en la Cámara baja pasará su primer examen, aunque luego deberá pasar un largo proceso de tramitación. PSOE, PP, BNG y Podemos dirán sí a la transferencia de la Autopista del Atlántico, cuya concesionaria, Audasa, está en el punto de mira por las continuas subidas de los peajes y las denuncias por deficiencias en la infraestructura e incumplimientos de la normativa vigente que llevaron al Ministerio de Transportes a ordenar una inspección técnica en la vía de pago, según avanzó este periódico.

Desde Galicia, el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, y el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, avanzaron ayer el sí de sus representantes en Madrid a esta iniciativa que salió de O Hórreo con unanimidad y que defenderán el propio Caballero; la líder del BNG, Ana Pontón; y el presidente del PP de A Coruña, diputado y vicepresidente primero del Parlamento gallego, Diego Calvo. “Contamos con la garantía de voto favorable del PP en el Congreso”, anticipó Puy. Admitió que no es una transferencia “fácil” ya que la “inercia” de la Administración del Estado dificulta cada paso. Una vez más emplazó al Gobierno de Sánchez a que “cumpla” y acometa la rebaja de peajes, que por cuarto año Audasa subió en un contexto generalizado de abaratamiento de la red de autopistas estatales. Puy considera que el traspaso de la titularidad de la vía permitiría “mejorar” el servicio y realizar una gestión más pegada al territorio.

Tras recordar que el BNG propuso por primera vez el traspaso en Galicia en 2016, Pontón confía en que la aprobación de la ley en el Congreso de hoy sea “la definitiva” y que la transferencia “se pueda hacer efectiva de una manera lo más rápida posible”. En la cruzada nacionalista contra la subida de peajes y el cumplimiento del acuerdo de investidura, que incluía rebajar tarifas y la supresión en Redondela, confía en que esta votación sea “el primer paso” para acabar con unos precios de “auténtico abuso”.

Desde el PSdeG, su secretario xeral afeó al presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, no acudir al Congreso a defender la transferencia de la AP-9 y le avisó de que tendrá que “reconocer” que será un Gobierno socialista el que “cede” el traspaso de la infraestructura y que facilitará la “rebaja” de peajes.

En esa línea, el delegado del Gobierno, Javier Losada, incidió en el carácter “histórico” del debate y que afecta a la tercera ley que parte del Parlamento autonómico para lograr la transferencia de la AP-9. Las dos anteriores se toparon con el veto del entonces Gobierno de Rajoy.

Desde su aprobación por unanimidad en marzo de 2016 por el Parlamento gallego, la Cámara autonómica dio luz verde al menos otras dos leyes para lograr el traspaso, con el veto del entonces Gobierno de Rajoy hasta en dos ocasiones. Un veto levantado por el nuevo Gobierno del PSOE, tras la investidura de Pedro Sánchez en 2018, que permitió su debate ante el pleno ese año. Entonces la iniciativa obtuvo el apoyo de todas las formaciones del Congreso, menos Cs, que se abstuvo. Pero la disolución anticipada de las Cortes al convocarse elecciones dio al traste con su tramitación.