Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin margen presupuestario

La pandemia está golpeando con especial crudeza a la economía española, por nuestra mayor dependencia del turismo y porque la incidencia del virus ha sido mayor durante más tiempo: pocos han pasado por un estricto confinamiento domiciliario de casi dos meses. Además, nuestra mala posición presupuestaria de partida ha limitado deforma severa nuestra capacidad de respuesta. Cierto que hemos puesto en práctica, con éxito, la fórmula de los ERTE y hemos reforzado sanidad, educación y otros programas de rentas. Pero las medidas son de mucho menor alcance que en otros países. Así lo atestigua el gráfico adjunto, elaborado a partir de estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

De las 37 economías avanzadas analizadas, España ocupa el puesto trigésimo tercero. Solo Korea, Portugal, Finlandia y la República Eslovaca han puesto menos dinero público encima de la mesa para afrontar la crisis. Alemania, por ejemplo, 2.5 veces lo de España. Por eso, son particularmente importantes para nosotros los fondos europeos al abrigo del programa Next Generation EU. Recibir lo más posible con la máxima celeridad e invertirlo con inteligencia. Ojalá acertemos.

Pero existe una segunda derivada. En un país como España, donde pocos se toman en serio la estabilidad fiscal y la necesidad de cuadrar cuentas, tener un déficit estructural del 3% es una irresponsabilidad y una losa cuando se trata de reaccionar con agilidad y contundencia ante una situación inesperada. Necesitamos aprovechar el momento para empezar a hablar en serio de estas cuestiones, para trazar ya una estrategia que nos permita caminar progresivamente hacia el equilibrio presupuestario estructural. Porque las reglas fiscales de la Unión Europea se reactivarán ya en 2022 y necesitamos estar preparados.

Urge tener diseñado antes de fin de año un sistema fiscal reformado, que nos dé mayor capacidad y recaudación fiscal; y es perentorio empezar a tomar medidas que mejoren la eficiencia del gasto público. La realidad es que en España no gastamos mucho en perspectiva comparada; pero podríamos gastar mejor.

*Director de GEN (UVigo) y del Foro Económico de Galicia

Compartir el artículo

stats