El Gobierno español avanzó ayer que establecerá “condicionalidad” a las comunidades autónomas para la recepción de los fondos europeos y realizará un “seguimiento estrecho” en la ejecucuión de los mismos para asegurar que se cumplen los objetivos y no se pone en riesgo los siguientes desembolsos de los recursos europeos.

Así lo señaló el secretario general de Asuntos Económicos y G20, Manuel de la Rocha, durante su intervención en una conferencia sobre la gestión de los fondos europeos y las autonomías, en la que avanzó que habrá “condicionalidad” para las comunidades respecto a la recepción de fondos europeos, para lo que se están diseñando unos incentivos y mecanismos “positivos y negativos” con el fin de que las regiones cumplan los objetivos.

De la Rocha, que dirigirá la unidad de seguimiento de los fondos en Presidencia, detalló que el objetivo es que las comunidades que cumplan en la ejecucion y los objetivos puedan absorber más fondos y que, en cambio, aquellas que no ejecuten la totalidad de los recursos percibidos se transfieran. Las autonomías podrán recibir en torno a un 40% o 50% de los fondos europeos de hasta 72.000 millones que recibirá España hasta 2023.

Asimismo, aclaró que los fondos europeos se entregarán respondiendo solo al Plan nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia y, por tanto, “no hay un reparto territorializado de todos los fondos” como demandaban algunas regiones. De esta forma, explicó que los recursos europeos se desembolsarán a través de un primer anticipo y luego dos veces al año una vez que la Comisión Europea compruebe que se cumplen los hitos y objetivos vinculados a la aprobación de reformas legislativas actualmente en negociación y al cumplimiento de objetivos con resultados de la inversión en diferentes ámbitos, como la digitalización de pymes, la formación o la reducción de emisiones.

Por ello, insistió en que la distribución de fondos también estará sujeto al cumplimiento de objetivos, ya que si una “no cumple, no los gasta o los retrasa pone en peligro el desembolso de todos los fondos para todos”, algo que cree que generará un elemento de “lealtad y responsabilidad”. Con ese fin, adelantó que habrá un “seguimiento muy estrecho” sobre la ejecución de los fondos por parte de las autonomías, con independencia de que en algunas áreas se territorializará y se harán convenios marco entre el Ministerio correspondiente y las comunidades con el reparto de fondos y las distintas condicionalidades.

También pidió que tal y como están realizando algunas autonomías, estas acometan una simplificación de los procedimientos administrativos en línea con la reforma de la Administración aprobada por el Ejecutivo para eliminar “cuellos de botella” y agilizar la ejecución de proyectos.

A través de las comunidades se repartirán fondos a los ayuntamientos, pero para ellos habrá dos niveles de canalización: uno para los ayuntamientos muy pequeños, para los que se creará un fondo para canalizar el dinero, especialmente en lo relativo a la España vacía y el reto demográfico.