Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertas alertan de la caída hasta el 13% de alumnas en ingeniería informática

Una clase de ingeniería industrial. |   // R. GROBAS

Una clase de ingeniería industrial. | // R. GROBAS

La presencia de mujeres en los estudios de ingeniería está en descenso. En Ingeniería Informática en las universidades gallegas este descenso deja en solo un 13% el porcentaje de alumnas matriculadas en este grado (en la década de los 90 dicho porcentaje se acercaba al 30%). En concreto: 15% en la Universidade de Santiago (USC), 13% en la Universidade de A Coruña (UdC) y un 11% en la Universidade de Vigo (UVigo). En el conjunto de las ingenierías en el Sistema Universitario de Galicia este porcentaje es de un 24% en la USC, un 23,3% en UVigo y un 22,6% en la UdC. Son porcentajes bajos en los que la presencia femenina en las aulas no alcanza, para nada, el nivel de otras titulaciones. Al contrario. Además, en Ingeniería Química, por ejemplo, el porcentaje bajó de un 60% de alumnas en la etapa previa al sistema de grados hasta un 38% en la actualidad.

Así lo indica una investigación de la UVigo dirigida por la profesora María M. Álvarez Lires, en el marco dela Unidade de Igualdade de dicha institución académica. La investigación trata de explicar por qué hay tan pocas mujeres en los estudios y profesiones relacionadas con las ingenierías y cuáles son las razones de la disminución del interés de las chicas en acceder a estos estudios. Según las conclusiones del trabajo, las alumnas no perciben desigualdad y afirman elegir “libres” de influencias externas, pero citan la socialización diferencial (juguetes) y la distinta orientación hacia estudios futuros.

Para intentar explicarlo, la investigación define diferentes puntos sobre la “identificación hombres” y la “desidentificación mujeres”. En este sentido, referido a los hombres (o alumnos), explica que el entorno (profesorado, compañeras y compañeros y familia) considera que se trata de estudios y profesiones adecuadas para ellos mientras que en el caso de las mujeres (o alumnas), su entorno (profesorado, compañeras y compañeros y familia) considera que se trata de estudios y profesiones no adecuados para ellas.

En el caso de las mujeres, indica la investigación que no se les atribuye ninguna de las cualidades que se suponen necesarias para desempeñar un trabajo en ingeniería.

“La responsabilidad de los cuidados se considera cosa de mujeres. El relevante papel de las mujeres sanitarias y cuidadoras en la pandemia de la Covid-19 es prácticamente invisible para los alumnos participantes en esta investigación. Por otra parte, en el caso de las mujeres, su entorno les asigna la responsabilidad de los cuidados. El relevante papel de las mujeres sanitarias y cuidadoras en la pandemia de la Covid-19 solo lo mencionan dos alumnas participantes en esta investigación”, describe el estudio.

También se indica en el informe final que, en el caso de varones, “su experiencia previa en las tecnologías es adecuada desde los primeros juegos y juguetes”, así lo afirman los propios alumnos. Sin embargo ellas apuntan que su experiencia tecnológica previa en el ámbito doméstico “no se valora y, además, es invisible”.

Otra de las claves destacadas es que en los centros educativos falta orientación sobre este tema. En cuanto a la presencia de referentes, los hombres indican que sus iguales realizaron importantes logros en este ámbito, son hombres también los que los acogerán en la universidad y disponen de modelos en abundancia. En cuanto a las chicas, faltan modelos femeninos en este ámbito. También consideran que contratar a un hombre en este campo es “lo natural” y ellas perciben que pueden tener problemas de contratación por el hecho de ser mujeres.

El equipo de la Universidad de Vigo que trabajó en esta investigación: María Eulalia Agrelo-Costas, Azucena Arias-Correa, María Lorenzo-Rial, Uxío Pérez-Rodríguez, Mercedes Varela-Losada, Francisco Serrallé-Marzoa, Tamara Amorín de Abreu, Carla Blanco Pérez, Rocío Araujo y Xabier Álvarez, además de la investigadora coordinadora.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats