Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pisos turísticos se disparan por el COVID y ya copan un tercio de la oferta de hospedaje

Las plazas aumentaron el pasado año en un 27% y superan actualmente las 65.000 | Siete de cada diez alojamientos registrados en Galicia son viviendas de esta modalidad

Una persona busca un piso turístico en Ourense

Una persona busca un piso turístico en Ourense Iñaki Osorio

El mapa del hospedaje en Galicia ha cambiado radicalmente y en poco más de tres años. La principal oferta de alojamiento está ahora en poder de los pisos de uso turístico y raro es el concello donde no exista una vivienda bajo esta modalidad de negocio. El fenómeno arrancó con fuerza a mediados de 2017, cuando se reguló formalmente su explotación, con un crecimiento continuo y progresivo en los siguientes ejercicios, pero el año del COVID actuó como un potente revulsivo adicional para dar respuesta a una nueva demanda de turismo que busca espacios aislados con el objetivo de evitar los contagios. El efecto fue que los pisos turísticos aumentaron en 2020 un 20% y las camas disponibles, un 27%, lo que ha llevado a concentrar en este segmento nada menos que el 31,2% de todas las plazas de alojamiento que se ofrecen en la comunidad autónoma.

La mayor rentabilidad económica de estas viviendas, a lo que se ha unido el tirón de la demanda por un cambio de hábitos forzado por el coronavirus, está detrás del apogeo de la vivienda de uso turístico, esa que los propietarios alquilan durante las vacaciones y por estancias inferiores a 30 días consecutivos. Son ahora una competencia directa y tremenda de los hoteles, además de producir una caída sustancial del parque de pisos destinados al alquiler tradicional y un encarecimiento de los que siguen en el mercado.

A 1 de enero de este año había registrados en Galicia 15.938 establecimientos de hospedaje, de los cuales 12.070 son viviendas de uso turístico, según el último informe elaborado por la Axencia Turismo de Galicia. “Estas cifras muestran lo extendido que está en la comunidad este perfil de alojamiento, el cual aumentó en los últimos años de forma extraordinaria”, sostiene la Xunta.

Ha sido tal su expansión que ya suponen casi un tercio de toda la oferta de plazas disponibles en Galicia, superando ya ampliamente a las que generan los hoteles, pues estos gestionan el 27,6%. Ya a mucha distancia figuran los campamentos (13,5%), las pensiones (11,2%), los albergues (7,4%), los apartamentos explotados de forma profesional (5,1%) o las casas rurales (3,3%).

SIMÓN ESPINOSA | Pincha en en la imagen para ampliar

Al inicio de 2020, los pisos turísticos registrados en la comunidad rondaban los 10.000 y disponían de 51.400 plazas. Pero doce meses después el salto ha sido enorme. Cerrado el año, la Xunta tiene registrados 12.070 inmuebles, lo que supone un incremento del 20%. Y las camas ofertadas, con un aumento del 27%, subieron a 65.395, lo que representan el 31,2% de todas las plazas de hospedaje existentes en la comunidad, que superan las 210.000.

Los hoteles, antaño hegemónicos en esta actividad, no llegan al millar y sus camas se han visto ampliamente superadas por las que ofrece este nuevo segmento del negocio. Otro dato que da fe del dominio de la vivienda turística es el hecho de que también suponen el 75,7% de todos los establecimientos destinados al alojamiento en la comunidad.

Distribución desigual

Sin embargo, su implantación dista mucho de ser homogénea ya que depende directamente de las preferencias de los turistas. Y a tenor de la oferta, en su radar figura especialmente la provincia de Pontevedra y, concretamente, las Rías Baixas, ya que el 47% de los pisos y plazas de Galicia están ubicados en esta provincia. En la de A Coruña su presencia baja al 36%, se queda en el 13% en la de Lugo y en la de Ourense no pasa de ser testimonial, quedando por debajo del 4%.

Aunque la mayor parte de los concellos gallegos tiene alguna de esta vivienda en el mercado (el 92% de los ayuntamientos de Pontevedra, el 91% de los coruñeses, el 85% de los lucenses y el 66% de los ourensanos), lo cierto es que la oferta está muy concentrada en la costa (singularmente las Rías Baixas) y en las capitales de provincia y de la comunidad.

Si hay un ayuntamiento que destaque muy por encima del resto es el de Sanxenxo (Pontevedra). Cuenta con el 16% de las plazas (10.188) ofertadas en toda Galicia. Le sigue Santiago con el 5,8% (3.746 plazas), O Grove con el 3,4% (2.178), A Coruña con el 3,3% (2.094), Vigo con el 3,2% (2.045), Cangas con el 2,7% (1.747), Foz con el 2,5% (1.581) y Barreiros con el 2,4% (1.569).

El informe de la Xunta aporta también un dato curioso sobre la concentración de pisos turísticos en relación a la población residente en el municipio. Y resulta que el de Sanxenxo tienen 587,3 plazas por cada mil empadronados, seguido del de Barreiros (Lugo), con 534,8. Ya a mayor distancia figuran Carnota (318), Fisterra (263), O Grove (204) y O Vicedo (182).

En cuanto a la propiedad de estas viviendas, hay 7.400 dueños con solo un piso en el negocio, mientras que los que cuentan con entre 2 y 4 inmuebles, explotan 3.292; y los que poseen entre 5 y 10, alquilan 867. Luego hay 511 viviendas gestionadas por propietarios que poseen más de diez inmuebles. La explosión de este mercado lleva también aparejada una mayor profesionalización. Así, mientras 10.737 pisos turísticos son explotados por sus dueños particulares, otras 1.333 ya se hacen por medio de empresas.

Simón Espinosa

Compartir el artículo

stats