El vicepresidente primero de la Xunta y responsable de Turismo, Alfonso Rueda, saludó ayer la decisión del Papa de ampliar hasta final de 2022 el Año Santo, una opción con la que hay “el doble de tiempo y el doble de oportunidades” para aprovecharlo y ante lo que ha vuelto a pedir la implicación del Estado. Antes de la ampliación, dijo, ya había “bastantes razones para que el Estado invirtiese económicamente” en esta efeméride, que es “el acontecimiento turístico más importante” del año.