Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus forzó un gasto extra de 45 millones en sanidad y educación el mes pasado

El refuerzo de personal sanitario obligó a inyectar 31 millones para pagar sus nóminas | La Xunta ya ha necesitado 255 millones de fondos adicionales

La administración gallega continúa inyectando fondos sin parar a la lucha contra la pandemia al margen de los recursos que tenía presupuestados para sus servicios básicos. El mes pasado, sanidad y educación necesitaron otros 45 millones de euros extra, que la Xunta obtuvo del fondo de imprevistos, la partida reservada para emergencias y al que ha destinado los recursos remitidos por parte del Gobierno central y de los préstamos solicitados para afrontar el combate contra el COVID. Esta cuestión ha necesitado ya 255 millones desde el pasado mes de marzo –más otros 26 ajenos a la pandemia–, aunque el daño a las arcas públicas es superior pues necesario añadir la pérdida de la recaudación causada por el frenazo económico. Esta cifra todavía no ha sido concretada, pero el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, estima que ronda los 400 millones.

La sanidad es el apartado que más dinero adicional al presupuestado está necesitando para así cubrir las contrataciones de personal y la compra de material como respiradores, mascarillas o guantes, por citas tres de las cuestiones más urgentes durante la pandemia.

Las operaciones para insuflar recursos han sido una tónica habitual desde marzo, cuando se declaró un estado de alarma que duró hasta junio. Hasta noviembre habían sido 210 millones los que la Xunta había necesitados a mayores, según consta en los expedientes de ampliaciones de crédito autorizados por la Dirección Xeral de Planificación e Orzamentos dependiente de Facenda.

La mayor partida correspondió en noviembre al Servizo Galego de Saúde (Sergas), que necesitó 30,98 millones de euros para “el pago de las nóminas del mes de noviembre y la extra de diciembre del personal de las áreas sanitarias”. “Esta ampliación [de crédito] tiene por finalidad dotar de crédito el concepto 131, deficitario en estos momentos por el incremento de gasto en este ejercicio derivado del refuerzo de personal como consecuencia del incremento de la carga asistencial a consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19”, explica la administración en su documentación contable.

La educación es el ámbito que recibió en noviembre el resto de dinero adicional. La mayor partida correspondió a los casi 11 millones destinados a “cubrir gastos directamente derivados de la pandemia ocasionada por el COVID en el sistema universitario de Galicia en el curso 2020-21”.

Además, la Consellería de Educación necesitó otros 3 millones de euros para asumir el incremento de gasto “en las retribuciones del personal sustituto del profesorado”.

Plan digital

En el ámbito educativo, pero no directamente vinculado a la pandemia, también se realizó otra operación contable en noviembre para incrementar los recursos inicialmente presupuestados. En este caso, se inyectaron otros 12 millones de euros necesarios para el plan de fomento de la educación digital impulsado por la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega), un campo que la Consellería de Educación quiere explotar especialmente.

Compartir el artículo

stats