Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cara y cruz de la teleconsulta: cae la mitad en los hospitales y crece en primaria

Las citas telemáticas con especialistas disminuyeron un 42% de julio a octubre respecto al confinamiento | “Es fundamental que el médico vea al paciente”

La teleconsulta hospitalaria cae la mitad en la segunda ola y crece un 24% en primaria

La teleconsulta hospitalaria cae la mitad en la segunda ola y crece un 24% en primaria

La llegada del COVID impidió acudir presencialmente a las citas médicas en los ambulatorios. El riesgo de contagio no compensaba los beneficios de una atención presencial, al menos por un tiempo. La pandemia también forzó la cancelación de las pruebas en los centros hospitalarios. Como consecuencia, la asistencia telemática, bien por teléfono, videollamada o correo electrónico, se cuadriplicó en los meses del confinamiento. Y, pese a que hasta los profesionales aguardaban una disminución y un paulatino regreso a la normalidad, los datos ofrecidos por el Sergas reflejan dos evoluciones contrarias. A día de hoy, la entrevista telefónica con el doctor de cabecera sigue aumentando: entre julio y octubre las llamadas se incrementaron en un 24% respecto a lo sucedido entre marzo y junio. Mientras que las citas con los especialistas poco a poco recuperan su actividad habitual, ya que las virtuales descendieron casi la mitad durante ese mismo periodo.

  • Las citas médicas por teléfono han llegado a Vigo para quedarse

    Los centros de salud ganan presencialidad con respecto a la primera ola -Los médicos de familia atienden entre 35 y 40 pacientes al día

El coronavirus ha cambiado la forma de ir al médico. Es un hecho. Entre marzo y junio, los centros de salud y hospitalarios gallegos atendieron a una media de 31.200 pacientes al día en formato no presencial, cuando en 2019 apenas habían sido unos 8.300 enfermos por jornada de media. Entonces, los facultativos consideraron lógico ese salto exponencial y hasta un éxito, pese a que los asistidos todavía desconfían de la efectividad del proceso. En cualquier caso, y cuatro meses después, con la segunda ola de la pandemia de por medio, las consultas no presenciales se comportan de manera distinta si es para tratar con un médico generalista o especialista.

Sin ir más lejos, si entre marzo y junio se superaron las 201.000 consultas con especialistas de forma telemática, entre julio y octubre fueron alrededor de 116.500. Es decir, casi 85.000 menos, lo que en términos relativos implica un descenso del 42%. Aun así, la diferencia entre lo sucedido este año tan atípico y otro corriente sigue siendo sustancial. De hecho, desde este marzo ya se acumulan cerca de 320.000 citas telefónicas con los hospitales, prácticamente tres veces más que las del año pasado, cuando en esa etapa no llegaron a 110.000.

Con atención primaria acontece lo opuesto, y eso que hasta hace relativamente poco la teleconsulta era testimonial, representaba un porcentaje bajo. Antes del COVID, raramente el número de este tipo de consultas al mes alcanzaba las 250.000. Y con dificultad. Sin embargo, ahora, lo ordinario es que superen sin obstáculos el millón. Unas cifras que, además, siguen acrecentándose con el avance de la pandemia. En total, de marzo a junio se hicieron 3,5 millones de estas citas con médicos de familia, 900.000 menos que en el cuatrimestre de julio a octubre. Esto quiere decir que subieron en un 24%. Y la tendencia parece que continúa al alza, porque octubre fue, históricamente, la mensualidad con mayor cantidad de asistencias no presenciales: casi 1.265.000.

“Es fundamental que el médico vea al paciente”

Elisa Blanco - Vicepresidenta del Colegio de Médicos de Pontevedra y cardióloga

decoration
Vicepresidenta del Colegio de Médicos de Pontevedra y cardióloga

Vicepresidenta del Colegio de Médicos de Pontevedra y cardióloga Elisa Blanco

Elisa Blanco González es vicepresidenta del Colegio Oficial de Médicos de Pontevedra. De especialidad, cardióloga, su experiencia se constituye especialmente en la atención hospitalaria. Trabajó –y ahora regresa– al área de Cardiología de Vigo, una de las secciones “pioneras” en hacer teleconsulta.

Perfiles diferentes de pacientes, una de las claves

–Tras el confinamiento, la consulta telemática ha caído en la atención hospitalaria, pero no en primaria.

–El paciente de primaria es diferente al paciente de atención especializada. En el hospital, ha disminuido la teleconsulta, pero no la de las primeras. La primera sigue siendo telemática. Luego, el especialista decide si citar al paciente. Pero en ambos casos es fundamental que el médico vea al paciente. Tanto en primaria como en especializada hay trámites. Para dar los resultados de una prueba, en vez de citar de forma presencial, puede darse el informe por teléfono. No se puede quitar importancia a la telemática ni a la presencial. Cada una tiene su ámbito. Lo que pasa es que antes la telemática en primaria apenas existía.

–Pero...

–La consulta telemática puede estar bien parcialmente, el problema es la demora que tienen los pacientes para que los vea un médico de cabecera. Si el paciente llama porque le duele la garganta y el tratamiento no funciona, tardan mucho en ser vistos. Es lo que hay que mejorar, con más facultativos.

  • La agenda de un médico en la era covid: "Se ha perdido la esencia de atención primaria"

    Delgado atiende en un día 47 pacientes, cinco de ellos de forma presencial | La consulta por teléfono es por su seguridad, explica | "Con los crónicos lo hacemos lo mejor que podemos", reconoce

–En cualquier caso, ¿por qué ha bajado considerablemente las citas telefónicas con los especialistas?

–No sé cómo de resolutivas son las consultas de seguimiento telemático... Se daban para cosas que a lo mejor podían ser resueltas sin citar al paciente de forma presencial por el riesgo que había de contagiarse de COVID, pero ahora hay pacientes que tienen problemas que necesariamente tienen que ser vistos.

–¿Cuál tiene que ser el papel de la teleconsulta en un mundo poscoronavirus?

–La teleconsulta vino hace años para quedarse. Es una herramienta a tener en cuenta, siempre y cuando el paciente pueda acceder rápidamente al médico de cabecera si lo requiere. Es decir: si existe la posibilidad de una cita telemática con una pronta respuesta presencial es perfecto para los pacientes y para los facultativos. El problema es que tanto primaria como especializada están saturadas. El sistema sanitario ya lo estaba antes del COVID. Y no es un problema de que no haya médicos, que los hay, lo que pasa es que se marchan fuera de Galicia por los salarios.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats