Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia Nacional procesa por blanqueo de 12 millones al clan Charlín diez años después

El patriarca, cuatro hijos, dos nietas, dos abogados y varios testaferros habrían ocultado un patrimonio con depuradora de marisco en China, sociedades en Panamá y cuentas en Suiza

Teresa Charlín Pomares y su sobrina Natalia Somoza Charlín, camino de prisión en 2010 .

Teresa Charlín Pomares y su sobrina Natalia Somoza Charlín, camino de prisión en 2010 .

Han hecho falta dos años de investigación policial y otros diez de instrucción judicial para llevar otra vez al banquillo al clan Charlín por un delito de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas, con el embargo de un patrimonio valorado inicialmente en unos 12 millones de euros. Un patrimonio oculto que incluye una depuradora de mariscos en China, sociedades en Panamá y casi 3 millones de euros depositados en distintas cuentas en Suiza. Una parte de los bienes no pudieron ser decomisados tras las condenas de 2007 al clan y otra parte se descubrió con posterioridad al juicio por blanqueo por el que fue condenada prácticamente toda la familia.

  • La abogada del "patriarca" ve imposible que éste organizase la red de blanqueo

    La letrada Bárbara Royo recuerda que Manuel Charlín Gama es un preso de especial vigilancia, y que tiene intervenidas todas sus conversaciones telefónicas y por carta

Una década después de las detenciones del considerado mayor clan de narcotraficantes de Arousa, el magistrado José Luis Calama al frente Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional, da por finalizada la investigación y emite auto de procesamiento contra Manuel Charlín Gama, patriarca del clan arousano; sus hijos Josefa, María Teresa, Melchor y Óscar y sus nietas Noemí Outón y Natalia Somoza. El resto de los 14 procesados son supuestos testaferros del clan Charlín, entre los que figuran dos abogados de Arousa, un constructor, el arousano que viajó a China como gerente del cocedero de marisco y una ciudadana china, residente en Vigo, que hacía de enlace de los Charlín en el país asiático.

La investigación que ahora se cierra sobre el patrimonio oculto del clan comenzó en 2008, cuando Noemí Outón, acompañada por su madre, María Teresa –la única hija del patriarca que en 1995 se libró del primer juicio por narcotráfico y blanqueo contra la familia que se saldó con condenas que sumaban 104 años de prisión– adquirió bienes embargados al clan que se subastaban para pagar las deudas contraídos con las trabajadoras del antiguo cocedero familiar Charpo –acrónimo de Charlín Pomares–. La nieta de Charlín “El viejo” pagó 800.000 euros, con dinero que procedía al parecer de las cuentas bancarias de su madre para recuperar el cocedero de marisco Sochar SL –acrónimo de Somoza Charlín– en A Illa y unos terrenos en O Terrón.

Gráfico de los Charlines imputados tras las detenciones de junio de 2010 en el marco de la 'Operación Repesca'-FdV| Pinche en en la imagen para ampliar

En aquella subasta saltó la alerta. Quedó claro que los Charlín habían conseguido reconstruir su patrimonio y el “jefe” seguiría siendo Manuel Charlín, quien dirigiría las actividades de la familia desde prisión. De ahí la denominada Operación Repesca, que en julio de 2010 propició la detención de los miembros del clan de narcos arousano y sus supuestos testaferros. La operación se desarrolló en varias provincias gallegas, Madrid y Córdoba. Las 80 fincas e inmuebles embargados entonces fueron valorados en más de 12 millones de euros y estaban ubicados en Pontevedra, Redondela, Padrón, Vilagarcía y Cambados.

80 fincas e inmubeles valorados en casi 12 millones de euros

La familia Charlín negó su relación con las empresas pantallas panameñas y las cuentas bancarias en Suiza, a donde se transfirieron casi 3 millones de euros, y con el cocedero de marisco chino. Pero las investigaciones, vigilancias y las escuchas telefónicas de la investigación probarían lo contrario. “Las diligencias de instrucción evidencian como los encausados, valiéndose de un entramado de empresas, se dedicarían al blanqueo de los beneficios ilícitos relacionados con las diferentes actividades de narcotráfico desplegadas por los diferentes miembros de la familia Charlín, conocida como el clan de los Charlines” , recoge el auto.

Sobre la vivienda de Manuel Charlín Pomares ya pesaba una orden anterior de intervención. Pepe Viñas

Una comisión rogatoria a Suiza puso al descubierto tres cuentas a nombre de los hijos de Charlín Gama. La intitulada “Malla” , abierta el 23 de febrero de 2000, tenía como titular a Josefa Charlín Pomares, y como apoderados a Óscar Charlín y Noemí Outón. Se bloquearon 1.689.100 euros. Josefa Charlín también figura como titular de la cuenta “Viauton” con 994.130 euros bloqueados y abierta el 6 de marzo de 2000, su hermano Óscar era apoderado. Al frente de la cuenta intitulada “Blue” figura Óscar Charlín como titular y Noemí tiene poderes. Se bloquearon 234.870 euros. Los miembros del clan relacionados con estas cuentas fueron condenados previamente al pago de elevadas cantidades en concepto de responsabilidades pecuniarias por narcotráfico y por blanqueo contra el clan en el juicio anterior .

El patriarca, con 88 años volverá al banquillo

Manuel Charlín Gama acaba de cumplir 88 años. Su vida ha sido un entrar y salir de prisión. Precisamente acababa de recuperar la libertad tras cumplir veinte años cuando en julio de 2010 volvió a ser detenido en la Operación Repesca. Durante los diez largos años de instrucción judicial de esta causa fallecieron su mujer, Josefa Pomares, y su hijo Manuel. Ambos estaban imputados con el resto de la familia, pero el auto de la Audiencia Nacional que acaba de ser notificado decreta el sobreseimiento de la causa contra ellos por extinción de la responsabilidad penal. Sin duda, uno de los grandes descubrimientos de los investigadores fue la fábrica dedicada al sector del marisco en la ciudad china de Qingdao.

Manuel Charlin gama juzgado Vilagarcía Iñaki Abellá

A tenor de las escuchas telefónicas sería propiedad de Manuel Charlín Gama y sus hijos Josefa, María Teresa, Melchor y Óscar. La habrían comprado por 3 millones de dólares y pretendían venderla por un precio mínimo de 2,5 millones de dólares USA. Entre otras cosas parece que les habrían estafado, pues en contra de lo que les había asegurado la ciudadana china conocida como Li Li, faltaba toda la instalación del túnel de congelación del cocedero y la maquinaria de ozono estaba averiada. Hasta la provincia de Shandong viajaron los hermanos Charlín, que designaron a un arousano como encargado de la fábrica. Éste imputado declaró que Oscar Charlín le consiguió el empleo, pero manifestó desconocer quienes eran los dueños de la fábrica. Mientras Óscar Charlín estaba en tercer grado, uno de los abogados procesados se habría ocupado de una de sus sociedades.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats