El proyecto de presupuestos para 2021 que la Xunta envió al Parlamento esta semana contempla la inversión para acabar el año próximo el Edificio Fontán, con el que el Gobierno que dirige Alberto Núñez Feijóo prevé dar por culminado el macrocomplejo de la Cidade da Cultura, dos décadas después de la colocación de su primera piedra, en el año 2001.

Cuando finalicen las obras del Fontán –al margen de los trabajos de acondicionamiento que puedan quedar pendientes–, Feijóo podrá anunciar que se pone el broche final de un complejo que, en su día, el fallecido expresidente Manuel Fraga definió como “un sueño”.

El proyecto fue paralizado por el Gobierno bipartito. Pero bajo el mandato de Feijóo la Cidade da Cultura se encontró con un nuevo escollo, la crisis económica, y se paralizaron las obras de los edificios pendientes.

Finalmente, el proyecto de la Cidade da Cultura no se cerrará como lo diseñó en su origen Peter Eisenman, ya que al margen de las variaciones de usos, un jardín botánico y una zona de actividades culturales y deportivas ocupa la ubicación en la que inicialmente se contemplaba el Teatro de la Música.

Y en ejecución está el bautizado como Edificio Fontán, que acogerá el Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El Incipit ocupará 2.271 metros cuadrados, lo que representa aproximadamente una quinta parte de la superficie útil del Edificio. Además, el Fontán acogerá tres entes vinculados con el Sistema Universitario de Galicia (SUG).

Fuentes de la Xunta consultadas por Europa Press aseguran que la inversión prevista para acabar el Fontán en 2021 será de 3,7 millones. De esta cantidad, un total de 2,5 millones provienen de la Consellería de Cultura y los otros 1,2 millones, del CSIC.

La memoria de la Fundación Cidade da Cultura consigna 4,9 millones, pero las fuentes consultadas han explicado que esos 1,2 millones a mayores (que también pone el CSIC) ya se invirtieron en 2020, aunque constan en la memoria de 2021.