Casi 87.000 niños cogen a diario un autobús en Galicia para ir al colegio y regresar a casa, casi el 40% del total de menores en España que utilizan este tipo de transporte para acudir al centro escolar. Aunque se trata de un medio seguro, tanto la vulnerabilidad de sus pasajeros como el tipo de vía por la que circulan –en su mayoría carreteras secundarias– hacen necesario una especial vigilancia para garantizar unos trayectos sin incidencias.

Con este objetivo, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y las policías locales que se sumen desarrollarán una campaña de control desde mañana lunes hasta el viernes día 4.

En estos operativos de vigilancia se comprobará que tanto autobuses como conductores cumplen con la normativa, que incluye, entre otras obligaciones, la necesidad de que los menores vayan acompañados por una persona cualificada en los desplazamientos.Se intensificarán los controles preventivos, especialmente en carreteras convencionales y en vías urbanas. En la campaña del pasado mes de febrero, en las carreteras gallegas se controlaron un total de 463 autobuses escolares, llegando a formular 352 denuncias a 206 vehículos.