Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico a la caza de los "coches zombies"

La DGT limitará el plazo para este trámite tras las pesquisas que apuntan a la venta en el mercado negro o a empresas de transporte que trucan las placas de su flota en países del Este

Un agente de la Guardia Civil de Tráfico vigila una carretera en la provincia

Tráfico se propone acabar con los ‘coches zombies’, conductores que han dado de baja sus vehículos pero que siguen circulando por todo el país o incluso en el extranjero. Para tratar de determinar el verdadero paradero de estos vehículos, la DGT ha comenzado a enviar cartas informativas a los titulares que han solicitado una baja temporal, al tiempo que trabaja en una reforma reglamentaria en la que fijar un límite temporal a esas bajas con el fin de evitar un uso inadecuado de ese trámite administrativo.

Con estas misivas, el departamento que dirige Pere Navarro pretende “poner en alerta a aquellas personas que han podido ser engañadas, pensando que entregaron su vehículo para ser dado de baja con carácter definitivo y sin embargo solo le realizaron una baja temporal”, según detalla la subdirectora adjunta de Vehículos de la DGT, Susana Gómez.

'Coches zombies': ¿qué son y por qué la DGT quiere controlarlos?

Este fenómeno, según avanzó este periódico el pasado mes de enero, a raíz de las pesquisas llevadas a cabo por el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y también de la UCO y que consiste en dar de baja temporal un turismo, furgoneta o un camión con el objetivo de exportarlos a otros países o vender a través de “desguaces irregulares” sus piezas en el mercado negro. Las investigaciones revelan que hay empresas de transporte que operan en la comunidad gallega con camiones dados de baja en España y rematriculados en países del Este.

  • Tráfico detecta vehículos dados de baja que siguen circulando o van al mercado negro

    La Guardia Civil investiga a empresas del transporte de Levante que tras dar de baja a su flota de camiones, que operan en Galicia, los rematriculan en países del Este

Las alarmas en Tráfico saltaron ya el año pasado a raíz del repunte de solicitudes de bajas temporales. Concretamente se pasó de las apenas 61.000 bajas temporales que se tramitaron en España en 2004 y que solo suponían un 5% respecto al total de bajas definitivas, a las casi 132.500 que se registraron en 2019 y que ya representan el 50%. Según cifras de la Asociación Española de Desguazadores y Reciclaje del Automóvil (Aedra), más de 400.000 vehículos están registrados en la DGT como bajas temporales de más de cinco años.

  • ¿Y si doy de baja temporal mi coche? Evito costes, pero debo retirarlo de la calle

Ya a principios de año, la DGT confirmó a este periódico las “sospechas” de que detrás de estas operaciones puede haber transacciones al margen de la legalidad, con vehículos que sus propietarios pueden creer desguazados y que, sin embargo, están todavía circulando por las carreteras, de ahí el término de ‘coches zombies’, o bien han sido vendidos al mercado negro o incluso los propios titulares han cursado la baja temporal del turismo o del camión para rematricularlos en el extranjero. Se trata de infracciones administrativas por fraude de ley.

Para evitar esta práctica, la DGT ha comenzado a enviar cartas a los titulares de vehículos que han solicitado la baja temporal de su vehículo para informales de la situación administrativa en la que se encuentra el turismo, furgoneta o camión, así como recordarle que pese a la baja temporal sigue siendo el responsable de la custodia del vehículo. Desde Tráfico, la subdirectora adjunta de Vehículos detalló que hay ciudadanos que han decidido retirar definitivamente su vehículo de la circulación y lo entregan, sin saberlo, a un “desguace irregular” con la confianza de que será retirado de la circulación, cumplimiento la normativa medioambiental y la de tráfico. Sin embargo, estos desguaces acaban solicitando la baja temporal, evitando descontaminarlo conforme a criterios ambientales y además evadiendo la obligación de darlo de baja de manera definitiva. Posteriormente, según confirmó Susana Gómez, dan un nuevo destino al vehículo o a sus piezas o lo exportan a terceros países.

Compartir el artículo

stats