Las oposiciones de la Xunta para 2021 prometen ser voluminosas. A las 7.380 plazas postergadas para el próximo año ante la imposibilidad de celebrarlas en 2020 por la pandemia se sumarán otras 4.600 más pertenecientes a los ámbitos educativo y sanitario, lo que daría un total de 12.000. Así lo expuso ayer el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, en el acto de entrega al Parlamento del proyecto de ley de presupuestos, que con un gasto de 11.664 millones de euros es el más alto de la historia de la comunidad.

Todavía no están cerradas las cifras concretas de las oposiciones que se ofertarán en 2021, pero el conselleiro avanzó que posiblemente ya se convoquen en febrero, en cuanto se aprueben las cuentas de Galicia. Indicó, en todo caso, que si bien será difícil llegar al número de plazas convocadas en 2020, la previsión es moverse el próximo año en números similares en educación y sanidad, que son 3.654 y 985 plazas, respectivamente. No será posible llegar a las 7.400 plazas nuevas debido que será más difícil repetir una convocatoria de 2.741 puestos para la administración general, pero en las otras dos áreas se actuará en “líneas parecidas”, dijo.

Para agilizar los procesos en un escenario todavía incierto por la crisis sanitaria, la Xunta aprovechará la ley de acompañamiento de los presupuestos para flexibilizar la realización de las pruebas de selección de personal, de forma que una misma oposición se podrá hacer en días y sedes distintos, por turnos, y con exámenes diferentes.

Valeriano Martínez volvió a reclamar al Gobierno central “la total eliminación” de la tasa de reposición de plazas públicas y advirtió que desde la Xunta no se van a “conformar” hasta conseguir este cambio.

La pandemia del Covid ha acentuado las necesidades de personal sanitario, no solo en el Sergas, sino también en los centros sociosanitarios. Ante el déficit de personal disponible en las listas de contratación para cubrir puestos de médicos, enfermeros y auxiliares de enfermería en residencias de mayores, centros de día y de atención a la discapacidad, la Xunta está dispuesta a recurrir a profesionales que hayan sido penalizados y excluidos de los listados por no acudir a los llamamientos. También contratará candidatos, aunque no dispongan del certificado de conocimiento de la lengua gallega que ahora se exige para trabajar en la Administración gallega. En el caso de los auxiliares de clínica se contratará a profesionales con esta titulación, aunque no estén en las listas de contratación.

Y en el Sergas se agilizará la toma de posesión en los concursos de traslados: dentro de la misma área sanitaria los profesionales deberán incorporarse a su nuevo puesto en dos días, en lugar de en tres, y si tienen que desplazarse a otra área sanitaria el plazo se reducirá a siete días, frente a los 15 actuales.

Estas modificaciones se incluyen también en las ley de acompañamiento de los presupuestos.

Presupuestos de Galicia para 2021 Simón Espinosa

El coronavirus, como lo ha hecho con todo lo sucedido en 2020, también marca el diseño de los presupuestos de la Xunta, que se fija como grandes objetivos atender las necesidades de gasto social derivadas de la pandemia y estimular la reactivación económica y la generación de empleo. De hecho, según destacó el conselleiro de Facenda, cuatro de cada cinco euros se destinan a gasto social, empleo y reactivación económica.

Por áreas, y en términos relativos, el mayor incremento presupuestario se producirá en el área de dependencia orgánica del presidente de la Xunta. Subirá un 44,2%, hasta 247,8 millones de euros. Una subida basada sobre todo en la intensificación del proceso de digitalización de la Administración autonómica.

El siguiente aumento porcentual es el de la Vicepresidencia segunda (Consellería de Economía, Empresa e Innovación), con un 40,5% más, hasta 373,5 millones. Sube un 32,9% el presupuesto para Emprego e Igualdade, hasta 400,8 millones; un 29,5% el de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, hasta 212,8 millones; y un 21,2% el de Infraestruturas e Mobilidade, hasta 463,9 millones.

Con aumentos inferiores se sitúan Política Social (un 15,5%, hasta 896,2 millones), Mar (un 12,5%, hasta 187,7 millones), la Vicepresidencia primera (un 12,4%, hasta 392,4 millones) y Sanidade (un 11,6%, hasta 4.587,1 millones, si bien gana 478 millones, el mayor incremento). Mientras, los repuntes son inferiores a las dos cifras en el caso de Medio Rural (crece un 8%, hasta 580,3 millones), Cultura, Educación e Universidade (un 6,6%, hasta 2.696,5 millones) y Facenda (un 3,8%, hasta 51,2 millones).

Nuevo plan de financiación universitaria

El próximo año las universidades seguirán con la misma financiación, ya que se prorroga el acuerdo actual cuya vigencia expira ahora. En todo caso, recibirán un “uno y pico por ciento más” de fondos, en palabras del conselleiro, para pagar el aumento salarial del 0,9% y actuaciones vinculadas al Covid. “En 2021 se negociará el nuevo plan”, dijo Martínez.

La deuda pública alcanzará los 12.321 millones tras sumar otros 770 durante el próximo año

Deshabilitadas las reglas fiscales por parte del Gobierno central para afrontar la pandemia, la Xunta se endeudará en 2021 por 770 millones de euros, lo que dejará los números rojos a final del siguiente ejercicio en 12.321 millones. De los 770 totales, 685 se destinarán directamente a engordar las arcas autonómicas para hacer frente a la crisis sanitaria y su volumen equivale al 1,1% del PIB, que es la cifra de referencia recomendada por el Ministerio de Hacienda una vez dejado sin efecto el objetivo de déficit. Los otros 85 millones son, en realidad, para devolver al Gobierno central en concepto de las liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009. Ese bienio el Ejecutivo de Zapatero transfirió, por una mala planificación, más fondos a las comunidades de los que realmente les correspondían, ya que los ingresos fueron inferiores a los previstos, debido a la crisis económica, y ahora hay que reintegrarlos al Estado. En todo caso, el conselleiro defiende que Galicia es una de las comunidades menos endeudadas de España en relación a su PIB, con 2.095 euros menos por persona que la media española y 5.654 millones de deuda emitida menos que si se comportara como el resto de autonomías.

Te puede interesar:

Pontevedra, la provincia con menor gasto por habitante

El gasto por habitante territorializado se incrementará sustancialmente en 2021 debido a que la Xunta manejará su mayor presupuesto de la historia, pero la provincia de Pontevedra repite como la de menor presupuesto de la comunidad, con 3.439 euros per cápita. Este año es de 3.200. A la cabeza se sitúa la provincia de Lugo, con 4.704 euros por habitante, seguida de la de Ourense, con 4.461. La de A Coruña solo está un poco por encima de la de Pontevedra, con 3.633 euros por vecino. La explicación que da el conselleiro de Facenda es que esta distribución busca el reequilibrio territorial de la comunidad. En todo caso, en números absolutos la provincia más beneficiada es la de A Coruña, con 4.081 millones de euros, seguida de la de Pontevedra, con 3.246. En Lugo el volumen de gasto es de 1.544 millones y en Ourense, de 1.369.