La familia de Francisco Franco no podrá retirar de momento ningún bien del Pazo de Meirás. Así lo ha ordenado la magistrada del Juzgado de Primera Instancia número uno de A Coruña que además ha ordenado realizar un inventario de todo lo que hay dentro del inmueble tras denunciar el Gobierno la “celeridad” con la que los Franco pretenden “vaciar” este pazo.

La familia del dictador deberá entregar las llaves de Meirás antes del 10 de diciembre tras la sentencia que obliga a la devolución de este Bien de Interés Cultural al Estado. En los últimos días ha trascendido que los Franco contrataron una empresa de mudanzas para retirar de manera inminente los bienes que hay en el pazo, que alberga, por ejemplo, dos estatuas del Mestre Mateo, cuya devolución también reclama el Concello de Santiago con el apoyo de la Xunta, o 3.000 volúmenes de la biblioteca de Emilia Pardo Bazán, que el Gobierno gallego pretende declarar Bien de Interés Cultural (BIC).

Según informó el TSXG, la jueza estimó la petición de medida cautelar efectuada ayer por el Estado y acordó la realización de un inventario que abarque la totalidad de los bienes existentes en el pazo, tanto en el interior como en el exterior del inmueble también conocido como Torres de Meirás.

Mientras que el inventario no esté finalizado y la jueza lo autorice expresamente, la familia Franco no puede trasladar o retirar ningún tipo de bien de la finca.

El inventario, que se elaborará con la colaboración de los técnicos de la Consellería de Cultura de la Xunta, comenzará a realizarse mañana a partir de las 10.30 horas, bajo supervisión de la comitiva judicial.

Con la decisión adoptada, la magistrada estima la petición del Estado con el fin de “preservar la integridad” del inmueble antes de que el próximo 10 de diciembre se ejecute provisionalmente la sentencia que declara que es público y la familia Franco proceda a su entrega de forma voluntaria. Hasta que el documento no esté finalizado y la jueza lo autorice expresamente, la familia Franco “no podrá trasladar y/o retirar ningún tipo de bien del recinto”.

Para garantizar el cumplimiento de la resolución, el Juzgado pidió a la Guardia Civil que establezca un dispositivo de vigilancia en el inmueble. El mismo ya se dispuso hace unos días tras hacer público los Franco su intención de trasladar bienes del pazo, según confirmaron desde la Delegación del Gobierno.

La magistrada recuerda que el pazo fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 2008, por lo que “goza de una protección integral”, que, tal y como advierte el Estado, “se extiende a todos sus elementos y componentes”.

Además, entiende que es “patente” la urgencia de adoptar la medida cautelar, solicitada por el Estado tras hacerse público que la familia Franco contrató a una empresa de mudanzas para retirar de manera inminente los bienes del pazo.

El Estado aseguró que la “inmediata” realización de un inventario es “necesaria” debido a la “celeridad con que los demandados pretenden proceder al vaciado del pazo de Meirás” y al “riesgo” de que un edificio “con sus especiales características y nivel de protección, sea vaciado sin ningún tipo de constancia de los bienes que se encuentran en su interior”.

El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, agradeció la rápida resolución judicial sobre el pazo de Meirás que “permite garantizar el estado de derecho”.

El Juzgado también aceptó la solicitud de la Xunta de personarse en el incidente abierto a raíz de la petición de medida cautelar. El Gobierno gallego asegura que se ve “en la obligación de instar las medidas necesarias para la adecuada protección del Bien de Interés Cultural, con la finalidad de impedir, hasta ese día, cualquier actuación de los ejecutados que suponga un riesgo para la conservación y mantenimiento del bien en su integridad”.

Además, la Xunta, a petición de la Real Academia Galega (RAG), iniciará “de forma urgente” el procedimiento para declarar como Bien de Interés Cultural (BIC) la biblioteca de Emilia Pardo Bazán. La valiosa colección de la escritora coruñesa incluye tanto los más de 7.000 fondos que ya custodia la RAG en la biblioteca y archivo de su sede de A Coruña, como los alrededor de 3.000 volúmenes situados en el Pazo de Meirás.