Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La salida Sur ferroviaria gratis. Vigo debe elegir

En las dos últimas semanas hemos conocido importantes novedades, buenas y malas, sobre el futuro de la línea de Alta Velocidad (LAV) que deberá unir Vigo y Galicia con Oporto. La de cal: el Gobierno de Portugal, dando ejemplo de previsión y realismo, incluye en su planificación ferroviaria para esta década una LAV Lisboa-Oporto, que tendría su prolongación hasta el mismo Vigo. Las de arena: los Presupuestos generales del Estado para el año 2021, que incluyen las previsiones de inversión hasta 2024, sólo contemplan para la LAV hacia Oporto, 200 mil euros para estudios. Además, el ramal de acceso al puerto de Bouzas, cuya infraestructura sería parcialmente coincidente con el trazado de la Salida Sur de Vigo en su travesía bajo Puxeiros, ha sido criticada y aun rechazada por la primera autoridad municipal.

Por otra parte, la veinte veces prometida LAV que debería unir Vigo con Ourense por Cerdedo para rebajar los tiempos de viaje a Madrid, tras 15 años de ruegos y súplicas al Ministerio gestor de la Infraestructuras, sigue hibernada esperando, no nos engañemos, el deceso final.

¿Debe Vigo seguir como convidado de piedra cuando se siguen dando pasos firmes para avanzar y mejorar otras infraestructuras no siempre tan necesarias? Evidentemente, no. Pero ¿hay alguna posibilidad de revertir esta situación de perdedores y transformar la energía viguesa en hechos que cambien el actual y fatal destino? Claro que sí.

Unir Vigo con Ourense por una ruta “verdaderamente directa” pasando por Porriño/Mos, Mondariz y siguiendo el curso alto del río Tea (de unos 88 km de longitud), dejaría Vigo a 25 minutos de Ourense (45 menos de lo que lo haremos vía Santiago), el mismo tiempo que exigirá la ruta Ourense-Santiago, de igual distancia, al ser recorrida por los verdaderos trenes AVE.

El itinerario de esta “línea directa” a la salida de Vigo es coincidente hasta el entorno de Porriño con la proyectada Salida Sur hacia Portugal (justamente el tramo más caro, que debe cruzar en túnel bajo los montes de Puxeiros). Ahora bien, incluyéndolo como parte de la LAV directa hacia Madrid, Transportes podrá incorporar su coste en la conexión hacia la Meseta, ahorrándose unos sustanciosos 350 millones de euros, cifra estimada del coste de este tramo.

Es decir, que si Vigo elige viajar hacia Madrid por una línea directa hacia Ourense que le ahorraría 45 minutos en el viaje a Madrid frente a la vuelta por Santiago, consigue además disponer de la Salida Sur hacia Oporto, sólo con el reducido coste de Porriño hacia el Río Miño, por tratarse de un tramo corto, llano y rectilíneo.

Otras ventajas para Vigo serían que convierte su moderna estación de Urzaiz en “pasante”, pues los trenes continuarían a Pontevedra, Vilagarcía o Santiago. Además, Vigo y su área metropolitana, donde se halla el gran mercado, serían el destino primero de los AVE procedentes de Madrid, frente a otras soluciones que alcanzan primero Pontevedra y condenan a Vigo a ser última estación y además “de término”.

Como la solución Cerdedo sigue, tras 15 años, en la línea de salida, los plazos de esta LAV directa a Ourense y la Salida Sur serán los mismos, e incluso menores, porque Transportes verá un planteamiento racional y de optimización inversora en las futuras infraestructuras. Resumiendo: Vigo tiene en su mano la decisión.

*Ingeniero Técnico de Obras Públicas

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats