Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una renta mínima que no llega

Un informe destapa que solo el 6,2% de los gallegos en riesgo de pobreza recibe una ayuda por su situación económica

Banco de alimentos de Vigo Marta G. Brea

La pobreza está lejos de extinguirse. Para esta enfermedad no hay vacuna. Y, por si fuera poco, la crisis del coronavirus, dejando a personas sin sus puestos de trabajo y obligando a autónomos a cerrar sus negocios, es seguro que empeorará la situación. Sin embargo, antes de que el Covid irrumpiera el pasado marzo, las personas que pasaban dificultades económicas para salir adelante ya eran una minoría abultada a tener en cuenta. Sin ir más lejos, en 2019, de los casi 2,7 millones de habitantes que había en Galicia, el 16,2% estaba en riesgo de pobreza. De todos ellos, apenas el 6,2% recibió un a ayuda económica sobre la renta, según desvela un informe de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales.

El año pasado, de los 437.319 gallegos considerados bajo el umbral de la pobreza (cuyas ganancias son inferiores al 60% de la mediana de la renta en Galicia), únicamente 20.136 fueron perceptores de rentas mínimas de inserción. Casi un 1% menos respecto al ejercicio anterior, lo que en cifras absolutas se traduce en 2.876 personas menos. La existente en Galicia es, por tanto, una renta mínima que no llega, pese a la importante inversión que lleva haciendo la Xunta en la Risga –que durante la pandemia ha crecido un 10%– y que actualmente cubre a alrededor de 9.400 habitantes, con un importe medio de 439 euros que puede elevarse hasta los 600 para una familia de tres hijos.

Una renta mínima que no llega

Estos datos indican que la comunidad gallega cuida peor a sus pobres que la media de todo el Estado, en donde el 8% de los más necesitados están siendo auxiliados debido a su fragilidad financiera. No obstante, la aportación de Galicia está por encima de la de otras seis comunidades. De hecho, las ayudas de Castilla-La Mancha y Canarias apenas llegan al 2% y 1,5%. En el otro sentido, destacan, muy por encima del resto, Navarra y País Vasco, quienes socorren a un 70% y 63%, respectivamente, de los desamparados.

Por otro lado están las cuantías que reciben estos pobres, que para los directores de servicios sociales son “ínfimas” y que, “de ninguna manera, permiten garantizar la supervivencia de sus perceptores”. Si la renta media por hogar en Galicia en 2019 fue de 32.208 euros, el dinero medio que recibió el titular de una renta mínima en la comunidad fue de 3.926 euros, 32 más que el año anterior, según este mismo informe. Esto quiere decir que reciben el 12,2% de lo que ingresa de media un hogar en la autonomía.

  • El efecto Covid sobre la pobreza en Galicia

    La pandemia dispara en 74.000 las familias que sufren para llegar a fin de mes, que rozan las 589.000

En el conjunto de España, el panorama es algo mejor, debido al impulso que se dio a este tipo de rentas en 2019 y cuyo valor aumentó casi en un 4%. El año pasado, a nivel nacional, los destinatarios de rentas mínimas de inserción cobraron una media de 5.800 euros.

Sobre el Ingreso Mínimo Vital (IMV), los gerentes de los servicios sociales lo consideran una “magnífica noticia”, aunque algunas expectativas se están viendo “frustradas” por el “laberinto burocrático” de la norma. En Galicia, en solo tres meses la cifra de beneficiarios asciende ya a 7.200, solo 1.200 menos de los que cobran la Risga. De este subsidio –de hasta 1.015 euros– se estima que podrán favorecerse hasta 40.000 familias gallegas.

Compartir el artículo

stats