Desde hoy, viajar en tren a Madrid llevará menos tiempo y habrá además un nuevo servicio de ida y vuelta. La razón es la entrada en funcionamiento del tramo del AVE de 110 kilómetros entre Zamora y Pedralba de la Pradería, cuya inauguración presidió ayer el titular de la cartera de Transportes, José Luis Ábalos. Durante el acto, contenido en sus formas por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria, el ministro puso fecha a la puesta en servicios de la línea completa del AVE entre Galicia y la Meseta –a excepción a los 17 kilómetros entre Taboadela y Ourense–. Será “en el segundo semestre de 2021”, siempre y cuando así lo autorice la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, que es el órgano que tiene la última palabra.

El pasado mes de febrero, el director general del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Juan Pablo Villanueva, había señalado el 21 de junio de 2021 como el plazo para la entrada en funcionamiento, suponiendo además la primera vez que citaba un mes concreto, porque unas semanas antes, la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, había situado el horizonte de apertura comercial de esta infraestructura en la “primavera” del próximo año.

Las obras propiamente dichas entre Pedralba y Taboadela se concluirían este año, según aseguró ayer el ministro, a lo que seguiría posteriormente la completa e intensiva fase de pruebas para poder operar con la línea del AVE en la segunda mitad del año, aunque a excepción del tramo de 17 kilómetros entre Taboadela y Ourense, la variante para integrar el ferrocarril en la ciudad de la que todavía no se ha movido una piedra. En situación similar, congelada, está también la variante de Cerdedo para la conexión directa de Vigo con Ourense, pendiente de un estudio hidrogeológico del trazado.

Estramo, desde Pedralba a Ourense, es el último que queda por concluir en toda la línea de alta velocidad entre Galicia y Madrid. “Se trata de uno de los trayectos más complejos de España y de Europa, con un trazado de 101 kilómetros de los que un 66% se corresponden con túneles”, indicó el ministro, para reforzar el grado de dificultad que tiene ejecutar una obra de estas características.

Respecto al tramo inaugurado, el presupuesto final ha alcanzado los 898 millones de euros. Su entrada en servicio permitirá recortar sensiblemente los tiempos de viaje con Madrid, aunque de forma desigual según la ciudad. El mayor ahorro se producirá con la ciudad de Pontevedra, pues el trayecto durará 1 hora y 26 minutos menos, según los datos facilitados por Adif. En el caso de Lugo, serán 62 minutos menos, mientras que en las demás ciudades, el ahorro de tiempo será más comedido: 41 minutos desde Santiago; 39 desde Ourense; 31 desde Vigo y 24 desde A Coruña.

Esta nueva etapa de la comunicación ferroviaria gallega supondrá además la incorporación de un servicio más. Ahora habrá cuatro por sentido, con la creación de una nueva conexión entre Pontevedra y Madrid –y la frecuencia inversa– que permitirá por primera vez a Vilagarcía tener una un Alvia directo con la capital española.

En el acto de inauguración, Ábalos estuvo acompañado por la ministra de Trabajo y Economía Social, la gallega Yolanda Díaz; el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura; el secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez Torrón, y los presidentes de Adif, Isabel Pardo de Vera, y de Renfe, Isaías Táboas, además de la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, quien su intervención, anterior a la del ministro, había reclamado al Gobierno central “celeridad” para la conclusión de las obras y puesta en funcionamiento del último tramo de alta velocidad entre gallega. “Necesitamos planificar en serio el futuro”, había advertido.

La conselleira destacó la “rentabilidad social” del AVE pese a quienes cuestionan este tipo de inversiones y expresó la “profunda satisfacción” de la Xunta por la inauguración de ayer, al tiempo que reconoció el impulso dado a las obras por parte de los gobiernos de Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, si bien no hizo referencia alguna en su discurso al Ejecutivo de José María Aznar.

El Corredor Atlántico tendrá la misma inversión que el Mediterráneo

Hace dos semanas, el Ministerio de Transportes prometió volcarse con el Corredor Mediterráneo del tren de mercancías, asignándole el triple de las inversiones previstas hasta 2022 gracias al dinero que España pretende recibir el fondo de reactivación de la UE, dotado en su conjunto con 140.000 millones de euros. Ayer, José Luis Ábalos garantizó el mismo trato para el Corredor Atlántico, dadas las quejas formuladas por los gobiernos y los empresarios de las comunidades de Galicia, Asturias y Castilla y León, que consideraban que de nuevo se estaba marginando al Noroeste. En la inauguración del tramo del AVE Zamora-Pedralba, tanto la conselleira gallega como el consejo de Fomento de Castilla y León, habían aprovechado para reclamar un mayor apoyo al tren de mercancías del Noroeste, a lo que respondió el ministro prometiendo un esfuerzo inversor, al tiempo que pidió no caer en agravios ni resentimientos. “El Corredor Atlántico recibirá un impulso inversor igual al del Mediterráneo. Tendrá el mismo peso presupuestario en el mecanismo de reactivación”, indicó Ábalos. “Los dos corredores son prioritarios y no estamos por crear más focos artificiales de enfrentamiento entre españoles”, declaró. También destacó que en los 28 meses del Gobierno actual de Pedro Sánchez, la inversión real del ministerio que preside en las tres comunidades del Noroeste peninsular, Galicia, Asturias y Castilla y León, asciende a 2.830 millones de euros. Eso supone el 24,3% de la inversión en el conjunto de España, lo que representa casi el doble que la que le correspondería en relación a su población, ya que el peso demográfico de estas tres Comunidades autónomas ronda el 13%. “El Noroeste nos importa”, sostuvo el ministro. Previamente, Ethel Vázquez había enfatizado el potencial que encierra el Noroeste para el tráfico de mercancías, dado que cuenta con puertos de “gran potencia”, tiene un vínculo único con Iberoamérica y Portugal, es un destino turístico en auge y cuenta con industrias punteras en diversos sectores.

Descarrilan tres vagones de mercancías en Taboadela

Tres vagones de un tren de mercancías descarrilaron ayer en Taboadela a las 15.50 horas cuando estaba haciendo maniobras. El accidente, que no tuvo mayores consecuencias, bloqueó, no obstante, las vías, obligando a Renfe habilitar transporte alternativo para los pasajeros dado que los convoyes no podían circular. Según la compañía ferroviaria, fueron tres los trenes que resultaron afectados por el descarrilamiento. Los tres procedían de Madrid y tenían como destino Pontevedra, Lugo y Ferrol. En total, se tuvo que facilitar el transbordo a 163 viajeros. Por otra parte, Renfe aumenta a partir de hoy seis servicios diarios a la oferta de media distancia que operan en Galicia, de modo que se amplía el Vigo-A Coruña a sábados y domingos y se modifican los horarios de algunos trenes entre Ponferrada y Vigo. Estos nuevos servicios son Vigo-Guixar y Santiago (salida a 18.20 horas); Santiago y Vigo-Guixar (20.12 horas); Santiago de Compostela y A Coruña (23.10); A Coruña y Santiago (22.15); Ourense y Lugo (1.40), y Lugo y Ourense (15.00). El tren con salida de A Coruña a las 5.35 y llegada a Vigo a las 7.41 horas pasará a ser diario. Igualmente será diario el tren con salida de Vigo-Guixar a las 5.10 horas.