El maná europeo se antoja un santo grial al que aferrarse para evitar la quiebra económica derivada de la crisis del coronavirus. Galicia ha diseñado 108 proyectos para optar al fondo Covid de la Unión Europea que supondrán una inversión, entre fondos públicos y privados, de 9.400 millones de euros. En esa estrategia, la modernización del sector primario ocupa un lugar destacado, pues la Consellería de Medio Rural pretende actuar de forma directa en 7.000 hectáreas de cultivos y poner a producir un total de 250.000 gracias a esas ayudas.

El responsables de ese departamento, José González, y el vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Francisco Conde, apuntaron las prioridades de la agenda gallega tras participar en la segunda reunión de la comisión Next Generation, el programa de la UE que movilizará 672.500 millones de euros.

Las patas centrales de esta estrategia pasan por la digitalización y la transferencia de conocimiento para lograr un rural sostenible y circular, en sintonía con un proyecto para aplicar la inteligencia artificial al sector primario que quiere aplicar la consellería. Como retos, Medio Rural se fija “traer la naturaleza de vuelta a las tierras agrícolas y ponerlas en valor, hacer frente a la recuperación del suelo y aumentar la cantidad de bosques y reforzar su resiliencia”, además de fomentar la sostenibilidad de la producción, rebajando el riesgo de incendios forestales y mejorando los entornos rurales para que atraigan población.

Conde, además, se mostró confiado en que “en próximos meses” se sumen iniciativas a las 108 presentadas el jueves por la Xunta para optar al fondo Covid de la UE. Estas se dividen en cuatro bloques. Uno es el relativo a la modernización del tejido productivo con 32 proyectos que suman una inversión de 4.700 millones; el de movilidad sostenible y transición ecológica engloba 33 por 2.700; el de cohesión territorial, 27 por un valor de 1.300; y el de administración digital, 16 por 614. De todos esos fondos, 1.034 están relacionados con actuaciones en materia de salud pública, según el Ejecutivo gallego.

Europa da de plazo hasta abril para presentar candidaturas al plan económico con el que pretende paliar la crisis del Covid-19 y fomentar la modernización del tejido productivo. En este sentido, Conde lamentó no tener información sobre el Plan Nacional de Recuperación ni sobre el reglamento de la UE sobre el plan Next Generation.

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, se refirió a la importancia de concretar bien las aspiraciones de fondos europeos. “No podemos dejar que el Plan Marshall 2 pase de largo por Galicia”, alertó. Por ello, pidió alargar el tiempo del trabajo de la comisión de reconstrucción, que finaliza en enero, para diseñar “los mejores proyectos” para obtener esos recursos.