Los alumnos de instituto o de enseñanzas de régimen especial mayores de 16 años que quieran salir del recinto escolar durante los recreos tendrán que recibir una autorización por escrito de sus padres primero. El comité que asesora a la Consellería de Educación dio luz verde a esta posibilidad con carácter “extraordinario” y solo en la pandemia en el caso de aquellos centros ubicados en los cascos históricos o en el centro de la ciudad que no disponen de espacios “amplios” abiertos en los que gestionar el tiempo dedicado al recreo dentro del horario lectivo para todo su alumnado. La Xunta publicó ayer la resolución que recoge las instrucciones para ello.

Un requisito es que el permiso se limite a alumnos de FP, régimen especial o Bachillerato “siempre” que sus tutores o progenitores firmen la autorización, pero también se establece que los jóvenes deben comprometerse mediante un “compromiso educativo para la convivencia” a mantener en el exterior del recinto las medidas de seguridad previstas en los protocolos y a volver al aula “en tiempo y ordenamente”.