Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta denunció el abandono en el monte de casi 9.000 coches en ocho años

La Policía Autonómica detectó 1.181 el pasado ejercicio | La competencia para multar es municipal | Las sanciones pueden alcanzar los 900 euros si no hay un grave daño al entorno

un vehículo calcinado en una zona forestal del concello de Lalín. |   // BERNABÉ/CRIS M. V.

un vehículo calcinado en una zona forestal del concello de Lalín. | // BERNABÉ/CRIS M. V.

Casi 9.000 vehículos fueron abandonados en los montes gallegos durante los últimos ocho años, generando un riesgo de incendios y contaminación para el medio ambiente, y exponiendo a sus dueños a multas de hasta 900 euros, aunque pueden llegar a 45.000 en casos excepcionales si se produce “un daño o deterioro grave” del entorno natural. El año pasado, se denunciaron 1.181 vehículos fuera de uso en terrenos forestales de la comunidad, a pesar de que la entrega de un coche para su desguace debe ser gratuita para el titular del mismo.

Un vehículo abandonado es aquel que se ha mantenido fijo en el mismo lugar un mes, carece de seguro, impuesto de matriculación al día o ITV al día, no puede circular o no tiene placas de matrícula. Es considerado a efectos legales un residuo doméstico y es obligado que su dueño lo lleve a un concesionario o desguace para retirarlo de la vía pública “sin coste”, según la legislación del año 2002.

Son los ayuntamientos los competentes para vigilar el cumplimiento de este precepto. El concello de Vigo, por ejemplo, puso en marcha hace cuatro años una brigada específica para detectar estos vehículos fuera de uso en sus calles. Sin embargo, la Policía Autonómica es la encargada de la vigilancia en terrenos forestales donde pretende “evitar el impacto ambiental negativo que supone el abandono de vehículos en zona forestal o en zonas en las que se transforme en un elemento contaminante o en un riesgo añadido para el inicio o propagación de los incendios”, según el cuerpo de la Policía Nacional adscrito a la administración autonómica gallega.

El año pasado, sus agentes tramitaron 1.181 denuncias por hallar esa cifra de coches en los montes de la comunidad, dato por debajo de las 1.396 de 2018. En 2017 fueron 1.222; en 2016, 1.007; en 2015, 942; en 2014, 1.705; en 2013, 1.055; y en 2012, 392, según las estadísticas de actuaciones del citado cuerpo.

Casos peligrosos

La desidia de los dueños y su falta de respeto al medio ambiente suponen una infracción leve de los preceptos de la Ley de Residuos, que fija sanciones de hasta 900 euros por dejar en la vía pública o en un terreno forestal un VFU (vehículo fuera de uso). Sin embargo, si este causa “un daño o deterioro grave para el medio ambiente” la cuantía puede ascender a 45.000.

A partir de esa cantidad y hasta 1,75 millones están previstas las sanciones para el abandono en el medio natural de residuos peligrosos, que puedan generar infecciones, ser irritantes, explosivos, corrosivos o incluso radiactivos.

La Policía Autonómica también realiza inspecciones en los talleres y desguaces encargados de deshacerse de los coches sin uso. El año pasado realizó 1325 visitas a estos negocios, por debajo de las 1.545 del ejercicio 2018.

Compartir el artículo

stats