Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las prestaciones por dependencia son casi 70.000 pero otras tantas no se piden

Un informe apunta "dificultades" para solicitar los servicios | La Xunta alega que influyen el apego al entorno o reticencias familiares

Una cuidadora ayuda a una mayor dependiente.

Una cuidadora ayuda a una mayor dependiente. // Xoán Álvarez

Unos 70.000 gallegos reciben alguna prestación de la ley de la Dependencia, pero en la comunidad habría otras tantas personas que se consideran dependientes que ni solicitan el ser valoradas para ver si acceden a estas ayudas. Un informe del Foro Económico de Galicia relativo a la "Dinámica demográfica" de la comunidad señala que el sistema de dependencia en Galicia "tiene dificultades reales para llegar a todas las personas, no solo en la prestación, sino también en la propia solicitud de servicios". Llegan a esa conclusión tras revisar las cifras de población con dependencia en Galicia que recoge el IGE o el porcentaje de solicitudes de la dependencia que se registran sobre el total estatal, que duplicarían en teoría los "potenciales" beneficiarios.

Así, en el documento señalan, respecto a la demanda "potencial", que la encuesta estructural de hogares del IGE "estima que la dependencia tienen una incidencia del 4,4%, lo que multiplica por más de dos a los beneficiarios registrados en el sistema de atención a la dependencia" -unos 67.000 en concreto en la actualidad, de los que 62.000 están atendidos-. A estos, indican, se sumaría la población que vive en centros residenciales, de los que más del 80% son dependientes y que el IGE no incluiría en los datos anteriores, y también aducen que teniendo en cuenta el peso de la población mayor de 65 años sobre el total de habitantes, la relación de solicitudes de dependencia sobre el total es del 2,99%, "muy por debajo de la media española, según la cual le correspondería el doble".

Para los expertos del Foro Económico de Galicia que firman el informe, la ley de la Dependencia supuso un avance "significativo" en el reconocimiento a los derechos a recibir los cuidados necesarios para mantener una vida digna en el entorno habitual de las personas, lo que, entienden, podría ser un "pilar" de consolidación demográfica en las áreas "vaciadas", que suelen ser rurales, uno de los ejes en los que inciden en su trabajo. No obstante, dadas la comparación entre la demanda registra y la potencial, ven "dificultades" del sistema de dependencia para llegar "a todas las personas".

Pero, ¿cuáles serían las razones de que en torno a la mitad de la población que podría reunir las condiciones para recibir alguna prestación no lo hace o no la solicita? La Consellería de Política Social alega varios motivos que pueden explicar que alguien que se considera dependiente no inicie el proceso de valoración, el primer paso para acceder a una prestación del sistema de atención y ayuda a la dependencia (SAAD). Uno de ellos, alegan, puede ser que los profesionales, de la salud o del trabajo social, entiendan que no se ajusta al perfil del destinatario de las prestaciones del SAAD. Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de valorar los datos, añaden, es el del "apego al territorio" de la gente mayor, "en especial" de quienes viven en zonas rurales. En muchos casos, explican desde la Consellería de Política Social, estos mayores prefieren quedarse en sus casas y cerca de su entorno social y familiar antes de tener que desplazarse a un centro residencial. Asimismo, añaden, existen "ciertas reticencias" en el entorno familiar de dejar el cuidado de sus mayores fuera del ámbito de la familia, de modo que en ocasiones son los hijos o parientes los que se ocupan de atender sus necesidades.

Respecto a una posible falta de información en la sociedad sobre las prestaciones de dependencia, la Xunta señala que para acceder a estas ayudas es "fundamental" la coordinación entre la Administración autonómica y los servicios sociales comunitarios, dado que los concellos, subrayan, "son la primera puerta de acceso a estos servicios". "Son los trabajadores sociales los primeros en establecer contacto con las familias y sus dependientes para orientarlos y valorar su situación", indican.

En todo caso, Política Social destaca las cifras de la atención a la dependencia en Galicia. Citando el último informe del Gobierno central, señalan que hoy Galicia es "ya" la cuarta comunidad con mejor ratio de atención a personas con dependencia reconocida, con un 91,63% de beneficiarios de una prestación o servicio, más de seis puntos por encima de la media estatal, que estaría en el 85,2%. Eso significa, explican, que de las 67.650 persona con derecho a una prestación por dependencia en Galicia, 61.987 están siendo atendidas. Y añaden que el objetivo del Gobierno gallego es "seguir ampliando el número de dependientes atendidos".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats