Cerca del 57 por ciento del alumnado que se ha presentado a la parte obligatoria de la selectividad ha logrado aprobar las pruebas. Así se desprende de los datos facilitados por la Comisión Interuniversitaria de Galicia al respecto de la convocatoria extraordinaria de la ABAU, celebrada el 15, 16 y 17 de septiembre tras tener que aplazarse con respecto a la previsión inicial por la pandemia del Covid-19.

En suma, de los 1.538 estudiantes que se habían matriculado, unos 1.468 acudieron finalmente a los exámenes en la parte obligatoria o voluntaria de la convocatoria, es decir, el 95,45 por ciento.

No obstante, únicamente 827 realizaron la parte obligatoria de la ABAU y, de ellos, aprobaron algo más de la mitad. En concreto han sido 471 alumnos aptos, un 56,95 por ciento.

La mayoría de los alumnos, unos 1.250, se presentaron a esta convocatoria para subir nota, algunos a la parte obligatoria y otros a materias específicas.

Este perfil responde a estudiantes con expectativas de mejorar sus posibilidades para optar a una titulación de su preferencia no tanto para este año, sino para el próximo, puesto que gran parte de los grados han agotado el límite de plazas y han cerrado matrícula.

El resto serían alumnos que no tenían aprobado el bachillerato y se presentaron tras las recuperaciones. No obstante, un elevado porcentaje de los que optaron a la ABAU de julio logró superar las pruebas, lo que explica la reducción en la matrícula respecto a otros años.

El pasado año, esta prueba se celebró en julio, con la intención de que este modelo tuviera vocación de continuidad, con el objeto de beneficiar al alumno a la hora de formalizar la matrícula en la universidad, dado que antes se celebraba en septiembre y había un grupo importante de estudiantes que cuando recibían la notificación para inscribirse en la facultad, resultaba que el curso ya se había iniciado un par de semanas antes. Pero los planes se modificaron por el coronavirus.