Por el momento, la Xunta aguanta la vuelta a clases para "mediados de septiembre". Cuenta con que "inevitablemente" habrá brotes de coronavirus y que pueda producirse "algún deslizamiento de fechas" en los próximos días según la evolución de la pandemia y lo que se concrete en la Conferencia Sectorial de Educación. Así lo trasladó ayer tras participar en el comité clínico el presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, quien incidió también en un llamamiento a la "tranquilidad" a los padres ante el regreso al "cole".

El mandatario aseguró que el protocolo de la Xunta, que está en actualización y cuyo contenido definitivo se conocerá a partir del 7 de septiembre, "minimiza los riesgos". "Habrá más riesgo de contagio fuera que dentro de las aulas", defendió Feijóo, quien señaló que, según los sanitarios que asesoran a la xunta, el aula será "un lugar mucho más seguro que otros" que los niños y jóvenes frecuentan para su "esparcimiento" u otras cuestiones.

"Que los padres y madres no tengan miedo de enviar a sus hijos a las aulas, son lugares con supervisión sanitaria que acreditarán que son seguros", subrayó. "Pedimos tranquilidad. Sabemos lo que estamos haciendo, sabemos la importancia del inicio del curso escolar y tenemos un protocolo exhaustivo", alegó Feijóo, quien avanzó que el documento aborda los pasos antes de acudir a los centros, cómo usar la mascarilla o actuar cuando se produzca un brote, algo que, adelantó, sucederá "inevitablemente".

El presidente se mostró crítico con el retraso que acumula el Ejecutivo estatal respecto a la preparación del inicio del curso escolar porque pese a que se prometió una Conferencia de Presidentes a este respecto, alegó "únicamente" hay convocada para hoy una reunión Sectorial de Educación. "Esta es una inacción que es un error y que no tiene justificación. Manifestó que espera que hoy haya una "propuesta seria y rigorosa" porque "necesitamos criterios claros y homogéneos", insiste.

Críticas del PSdeG

Mientras las críticas de Feijóo se dirigen al Gobierno central, las de la oposición lo hacen al suyo. El secretario xeral de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, acusa a la Xunta de "no haber hecho los deberes" y propone un decálogo de medidas que incluye desde mascarillas gratuitas para el alumnado a un refuerzo de sanitarios para atender a los colegios. Desde el sindicato CIG cuestionan el uso de buses compartidos para escolares y adultos y demandan transporte exclusivo para escolares para evitar, dicen, contagios por Covid-19.

También la Confederación de ANPA Galegas le trasladaba ayer mediante una carta abierta a Feijóo al que urgen a "pensar" en el "miedo" de las familias ante la vuelta a las aulas. "Miedo a que nuestras hijas e hijos vayan al colegio a contagiarse, miedo a que enfermen, y miedo a que, además de su propia enfermedad, traigan la desgracia a casa", alegan, y reprochan la "tozudez del gobierno que preside en mantener unas normas que se hicieron hace meses, para unas expectativas sanitarias que hoy están hechas añicos".