En medio de una pandemia la plaga de los incendios, que causan estragos en el medio ambiente y ponen vidas y propiedades en peligro, no da tregua con 844 hectáreas arrasadas durante los últimos tres días en el distrito forestal Verín-Viana. La situación más preocupante tiene lugar en Monterrei. El voraz incendio declarado a las 17.05 horas del viernes en Flariz se ha convertido en el foco más grande en lo que va de año en Galicia. En solo una noche las llamas se han llevado por delante 300 hectáreas, según estima Medio Rural, y parte de ellas correspondían a parcelas agrícolas. En total, el fuego ha quemado alrededor de 450 hectáreas en un frente de más de 3 kilómetros y está a solo 50 de la declaración de Gran Incendio Forestal. A las 22.42 horas de ayer, con solo 150 hectáreas afectadas, se activó el nivel 2 de alerta por la proximidad del fuego al núcleo de A Salgueira y no se anulño hasta las 9.08 horas de este sábado. También se solicitó el apoyo de los militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Además se cortó el tráfico, por precaución, en la carretera de Medeiros a Requeixo.

El fuego iniciado en la tarde de ayer en la parroquia de Flariz se dirigió hacia las localidades de A Salgueira y A Caridade y, avivado por el viento -con rachas máximas de entre 34 y 36 kilómetros por hora, según Meteogalicia-, avanzó también en dirección a Requeixo. El alcalde, José Luis Suárez (PP), ve una mano criminal. "La intencionalidad es clara, con un origen al pie de una carretera aprovechando que hacía viento. Los incendiarios tratan de hacer el mayor daño posible".

Según el último parte de la Xunta de este viernes, trabajan en el control de este peligroso fuego 3 agentes, 6 brigadas, 4 motobombas, 1 pala, 5 helicópteros y 8 aviones. El municipio, muy castigado desde hace lustros por las llamas, había registrado varios focos en días anteriores, en Infesta o Guimarei. Ayer, cerca, en Rebordondo, Cualedro, ardieron entre el mediodía y principios de la tarde 0,65 hectáreas y el humo obligó a cerrar durante una hora la carretera local OU-1018.

Por otro lado, a primera hora de la tarde ha quedado controlado el que ahora es el segundo mayor fuego en lo que va de año. El incendio de Viana do Bolo ha quemado -por ahora- 250 hectáreas.

Un incendio al atardecer de 5 focos y al menos 180 hectáreas en Viana do Bolo, "claramente intencionado"

Cinco puntos de inicio al caer la tarde, con poco margen de tiempo para que los helicópteros y aviones pudieran trabajar antes de la puesta de sol, en una zona de montaña, a unos 1.600 metros de altura, de difícil acceso para el personal terrestre. La noche fue larga y dura para los profesionales de extinción. El frente que comenzó a las 20.28 horas del jueves en Vilardemilo, Viana do Bolo, avanzó con intensidad sembrando un mar de humo en el cielo. En menos de 24 horas, el incendio forestal había calcinado 230 hectáreas. La columna de humo era visible ayer desde el satélite.

Verín y Viana, 374 hectáreas

El distrito forestal de Verín-Viana, en el sureste de Ourense, sufre el asedio de los incendiarios durante toda la semana. En dos días consecutivos registró los dos mayores fuegos del año en la comunidad. Suman al menos 394 hectáreas Los tres principales han arrasado casi 20 hectáreas en Riós -comenzó la noche del miércoles y quedó extinguido la noche del jueves-, 114 en Verín -controlado a primera hora de la tarde de ayer- así como Viana do Bolo, que antes de este incendio principal había registrado otros tres. Los cinco puntos de inicio al atardecer reflejan que "todo indica que fue intencionado", según la Xunta. El alcalde, Secundino Fernández (BNG) lo comparte. "Está claro que buscaban una repercusión ecológica y medioambiental, y también económica", declaró ayer.

El regidor subraya que el área afectada es "de alto valor ecológico, medioambiental y económico. Esa zona fue buscada. Sabían perfectamente que quemar ahí era quemar esa zona de valor económico". A sabiendas, además, de que al final de la tarde, con poco tiempo para los medios aéreos, "no se iba a poder apagar el incendio antes del anochecer". Antes, el mismo jueves, se registraron otros tres incendios, en Pexeiros, Froxais y Rubiais -los dos primeros arrasaron en total unas 25 hectáreas-, y el alcalde lamentaba ayer que "parece que se pusieron de acuerdo para plantar". Fernández recuerda que, hace pocos años, un gran incendio calcinó parte de "la riqueza maderera" de este municipio de Ourense. "Ahora buscaron la parte que quedó sin arrasar", declaró a la agencia.

La asociación ecologista Libera calcula que "centenares" de animales silvestres han fallecido en Viana a causa del fuego. La entidad, que subraya que "parte de estos incendios provocados tienen como finalidad la búsqueda de pastos para la ganadería o alejar a determinadas especies, como lobos o jabalíes, de las zonas agroganaderas", reclama a la Xunta "a prohibición de la caza durante una década, para evitar que la reproducción de fuegos forestales intencionados tenga esta finalidad". El plazo actual de tres años "en no pocas ocasiones ni tan siquiera se cumple", denuncian.