Los incendios forestales no dan tregua a la provincia de Ourense, que encadena tres días consecutivos con fuegos activos de importante magnitud. Mientras el declarado en Viana en la tarde noche de ayer sigue avanzando sin control -la última estimación sitúa en 210 las hectáreas arrasadas—, a las 17:05 de esta tarde comenzó otro en Monterrei. La estimación más reciente indica 100 hectáreas calcinadas, pero preocupa sobre todo su avance hacia un núcleo de viviendas.

A las 22:00, después de horas sopesando la medida, se solicitó la situación 2, la alerta que se activa cuando hay casas en riesgo, por la cercanía del fuego al núcleo de A Salgueira. Unos 40 minutos después quedaba declarada. Informó la Consellería de Medio Rural de que también se cortó la carretera que une Medeiros y O Requeixo y de que se reclamó la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Una hora antes, el alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, había comentado que se pensó en decretar la alerta, pero en ese momento ni A Salgueira ni A Caridade parecía que corriesen peligro. El fuego, eso sí, estaba "un poco descontrolado hacia monte", a causa del viento. Para el regidor "la intencionalidad es clara" y los supuestos incendiarios "tratan de hacer el mayor daño posible".

En este incendio, a esta hora el último de un reguero en el distrito de Verín-Viana, trabajan dos agentes, cuatro brigadas, tres motobombas y cuatro medios aéreos, que están teniendo que enfrentar serias dificultades por el viento. Se han solicitado más refuerzos para tratar de frenar las llamas, sobre todo para proteger el núcleo de A Salgueira.

En esta localidad, en los últimos días, se han registrado varios focos de menos importancia en Guimarei e Infesta. Hoy, entre las 13:00 y las 17:00 ardieron 0,65 en un conato en Rebordondo, en Cualedro, municipio limítrofe. El de Verín del miércoles dejó 144 hectáreas arrasadas.

Mientras, en Viana do Bolo el fuego también está descontrolado. Si se confirman las estimaciones actuales, que ha proporcionado cerca de las 20:30 Medio Rural, ya es el más demoledor del verano en Galicia, con 230 hectáreas devoradas. El fuego está quemando monte a un ritmo de unas 10 hectáreas a la hora. Además, esta tarde, prendió un foco distinto en la zona de Cepedelos, a unos kilómetros del frente principal.

Un incendio al atardecer de 5 focos y al menos 180 hectáreas en Viana do Bolo, "claramente intencionado"

También en Allariz tuvieron que actuar los servicios de extinción este mediodía, aunque en ese caso el incendio ya está estabilizado después de consumir dos hectáreas.