El pleno del Congreso aprobó ayer impulsar un plan para la transformación del sistema agroalimentario, dentro de los puntos que conforman el dictamen para la reconstrucción social y económica tras la crisis de la Covid-19. El documento, que recoge las conclusiones de la comisión para dicha reconstrucción tras dos meses de trabajo y decenas de comparecencias, incluye medidas relativas a la sanidad, la reactivación económica, las políticas sociales y la Unión Europea.

El dictamen reconoce el carácter "esencial" del sector primario, como se ha puesto de manifiesto durante la pandemia del coronavirus, a pesar de la crisis de rentabilidad que viene enfrentando.

El plan para la transformación del sistema agroalimentario tomará forma en una ley de transición ecológica y defensa del sector agroalimentario, pactada con el sector, con el fin de alcanzar una producción agropecuaria "100% ecológica" para 2040, según el texto.

También se recoge la importancia de establecer una "política industrial y de promoción específicas para el sector agroalimentario", que sea "intensiva en transformación" y ponga en valor las denominaciones de origen, la dieta mediterránea y la gastronomía. Impulsar el conocimiento científico del medio marino, fomentar el equilibrio de la cadena de comercialización de productos pesqueros y acuícolas, y establecer medidas de apoyo para garantizar la rentabilidad de las explotaciones del sector primario son otros de los aspectos reflejados.