Más vocales y más aulas, incluido un pabellón, para "separar más aún" a los estudiantes que desde hoy están convocados para la ABAU (Avaliación de Bacharelato para o Acceso á Universidade) en A Mariña, en Viveiro. La Xunta autorizó las pruebas en la orden que regula el confinamiento de la comarca, indicando que los exámenes, a los que están llamados unos 300 alumnos, podrán llevarse a cabo cumpliendo los protocolos previstos por la CiUG. Aparte, se insta a procurar "evitar las aglomeraciones al inicio y a la salida" de los lugares de la prueba y se limitan a 10 las personas los grupo en las zonas externas.

Por otro lado, como apunta Celso Rodríguez, delegado de la USC en la CiUG, la norma de la Xunta indica que "podrá exceptuarse el uso de la mascarilla en el momento de realización de la prueba siempre que el alumno permanezca sentado", por lo que la CiUG, que preveía su uso siempre, hará extensible esta indicación al resto de las comisiones, indicó.

Rodríguez explica que se han tomado más medidas, como desviar alumnos de Mondoñedo, a los que les tocaba el examen en Lugo, a Viveiro, y a los de Ortigueira, que se examinaban en Viveiro, a Ferrol. También se deja examinarse en otras comisiones a alumnos que estaban fuera de la zona, casos contados, señala. "Colaboración" no ha faltado, añade: el domingo por la tarde se nombraron cinco vocales voluntarios más. Hay 15 personas destinadas a la comisión, un administrativo y un auxiliar de servicio, lo usual eran 6 o 7. También echarán una mano Policía local y Protección Civil, añade.