Las instituciones de la Unión Europea alcanzaron ayer un acuerdo para prorrogar las normas actuales de la Política Agrícola Común (PAC), que hubiesen expirado al finalizar este año, durante dos años más, de forma que se garantizan las ayudas directas a productores y los fondos para desarrollo rural hasta 2022.