Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "crash test" que muestra las consecuencias de un accidente habitual en Galicia

EL RACE alerta del repunte de siniestros por atropellos a jabalíes y otros animales

Un momento del "crash test" realizado por el RACE. // RACE

Un momento del "crash test" realizado por el RACE. // RACE

Los accidentes con jababalíes son un clásico en Galicia. Y el problema, lejos de ir a menos, va a más. Solo el año pasado crecieron un 67%. De hecho, hasta en grandes ciudades gallegas como Vigo es cada vez más habitual verlos cerca del casco urbano. Y sonado fue recientemente el caso de Lugo. Esta problemática la acaba de abordar el propio Real Automóvil Club de España, que ha realizado un informe alertando del peligro del atropello de animales a nivel nacional, debido al incremento constante de las cifras de accidentes ocurridos por esta circunstancia desde el año 2015.

Pero el RACE ha ido más allá y, en colaboración con el ADAC, ha realizado una prueba de choque contra un animal simulado de 40 kilogramos (los jabalíes pueden llegar a pesar mucho más) a una velocidad de 80 km/h.

Según el informe del Race, en el año 2018 se produjeron 599 accidentes por atropello de animales en vías interurbanas, de los cuales 510 sucedieron en carretera convencional. Supone un incremento del 25% de este tipo de accidentes en vías convencionales. En Galicia, en 2019, también se produjo un importante repunte. De hecho, la propia Xunta autorizó que arqueros profesionales los abatieran. En total a nivel nacional, casi mil personas resultaron heridas en 2018, 58 de ellas con ingreso hospitalario, y 10 fallecidos. La mayoría de este tipo de incidentes, precisan desde el RACE, se producen en carreteras secundarias, en las que también empeoran las consecuencias de los mismos, y en malas condiciones de visibilidad, ya sea por la carretera en sí o por iluminación insuficiente, algo que va de la mano con la habitual salida nocturna de las especies cinegéticas.

Encuesta entre conductores

Dentro del informe, el RACE le ha preguntado a más de 1.000 conductores acerca de sus encuentros con animales en la carretera. Un 88% de los encuestados ha encontrado un animal en mitad de la vía, en mayor medida animales salvajes, "lo que refleja una situación que parece ser demasiado común entre los conductores, y un factor de riesgo de accidente muy importante", apuntan.

Según la citada encuesta, lo que han tenido que realizar los conductores ante la aparición de un animal en la carretera ha sido: un frenazo (73%), volantazo (50%), la necesidad de invadir el carril contrario (24%) e incluso la salida de la vía (4%)¿Cómo minimizar las consecuencias?

En el citado informe, el RACE también da algunos consejos para reducir las consecuencias de un impacto contra un animal. Entre ellas está la de pisar el freno para llegar al impacto a la menor velocidad posible y mantenerse en el carril sin hacer movimientos bruscos. "Dar un volantazo para intentar esquivar al animal puede conllevar consecuencias mucho peores, ya que existe la posibilidad de invadir el carril contrario y sufrir un accidente frontal contra otro vehículo que viene en dirección opuesta, o bien sufrir una salida de vía y poder impactar contra objetos rígidos al margen de la vía, como el choque contra un árbol", advierten.

Desde el RACE destacan además que las ayudas tecnológicas de los coches son en este caso "un aliado que puede resultar vital". Es el caso, por ejemplo, del sistema de frenado de emergencia, los sistemas de asistencia al conductor o los de visión nocturna con infrarrojos.

A nivel de conducción -prosiguen- los dos principales aliados son la ampliación de la distancia de seguridad y la reducción de la velocidad. "Yendo 80 km/h se dispone de tiempo suficiente para detenerse cuando un animal salvaje interrumpe en la carretera a 60 metros de distancia. Si la velocidad es de 100 km/h ya no se dispone de espacio suficiente para detenerse sin impactar contra el animal, alcanzando una velocidad de 61,1 km/h en el momento del impacto", explican.

El informe completo del RACE se puede consultar aquí

Compartir el artículo

stats