La empresa pública Adif Alta Velocidad ha iniciado las pruebas de carga de dos viaductos del tramo del AVE entre la comarca zamorana de Sanabria y Ourense con el que se completa la conexión ferroviaria de Alta Velocidad entre Madrid y Galicia.

Los viaductos de Requejo y Pedregales han sido los primeros en testarse en la fase de pruebas previa a la entrada en servicio del que es el último tramo en ejecución del AVE a Galicia, según informó ayer Adif Alta Velocidad.

Las pruebas de carga e inspección de los viaductos de Requejo y Pedregales forman parte de los estudios previos necesarios para la explotación comercial de esa línea de alta velocidad.

Esas pruebas consisten en la ubicación de distintas configuraciones de carga sobre la estructura, con el fin de verificar que el comportamiento estructural del viaducto se corresponde con el previsto y certificar que la construcción se ha llevado a cabo de forma satisfactoria.

Para estos ensayos, en los viaductos de Requejo y Pedregales se emplea un tren compuesto por locomotora y seis vagones-tolva cargados de balasto.

Las pruebas que se realizan son tanto estáticas como dinámicas, en este último caso a distintas velocidades de circulación.

En total, en esta fase se van a realizar pruebas de carga o inspecciones en un total de 35 viaductos y 39 pasos inferiores de todo el tramo Pedralba-Orense, incluida la adaptación del trayecto entre Taboadela y Orense.

El viaducto de Requejo está situado en el subtramo Pedralba de la Pradería-Túnel de Padornelo, en el límite noroeste de la provincia de Zamora con la de Ourense y tiene una longitud total de 1.718 metros.