El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se opone a un cierre "abrupto" de la actividad y aboga por una paralización "ordenada"abrupto, dados los problemas que puede generar en algunos sectores, entre los que citó los envases de conserva, la venta online, la industria siderúrgica o metalúrgica o las obras en ejecución.

"Por ejemplo, no se puede parar una obra hoy, porque habrá que custodiar los materiales, perimetrar la zona...", expuso. También advirtió que si se "apaga" Alcoa se puede provocar su cierre definitivo. Tras reunirse por videoconferencia con Pedro Sánchez y el resto de presidentes autonómicos, Feijóo mostró su "preocupación" por el hecho de que estas restricciones dañen el tejido productivo. "El botón de pausa puede convertirse en un botón de apagado para algunas empresas", alertó.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Además, el titular de la Xunta reiteró al Gobierno la necesidad de más material sanitario y le pidió un calendario de entregas para poder organizarse. Hasta la fecha Galicia recibió del Ejecutivo central 220.890 mascarillas, 33.000 batas, 352.000 guantes, 13.400 pantallas y 1.700 geles desinfectantes. Pero añadió que las mascarillas equivalen a cuatro días de consumo.

Por su parte, la Xunta está pendiente de recibir 700.000 mascarillas, de las cuales 100.000 fueron donadas por Inditex y otras 100.000 por Caamaño que se repartirán en breve a centros sanitarios y residencias. Feijóo avanzó también que mañana se distribuirá material a 251 concellos: 122.000 mascarillas, 350.000 guantes y 25.000 trajes.

En relación a la situación de las residencias de mayores, el jefe del Ejecutivo gallego advirtió que el número de contagios en estos centros seguirá creciendo. "Lamentablemente, esto no va a ser fácil, no van a disminuir los casos", señaló.

Aunque todavía no han completado los estudios que determinan cuando se producirá el mayor pico de contagios en Galicia, Feijóo avisó que no será esta semana. "Habrá semanas peores", alertó.

Para anticiparse el presidente de la Xunta explicó que montarán hospitales de campaña en Santiago y A Coruña, y tal vez en Ferrol. Ahora mismo están decidiendo su ubicación. En el resto de áreas sanitarias considera que no será necesario.