Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los días al año con calor extremo se duplicarán: de 20 a 40

El sur de la comunidad se verá más afectado que el norte por este tipo de eventos climatológicos a lo largo del siglo XXI

"Según nuestros estudios y análisis, en las primeras décadas del siglo XXI, ninguna ciudad supera el valor de 20 días con temperaturas extremas por año", manifiestan los investigadores de la Universidad de Vigo y de Santiago, que aprecian también un cambio de tendencia, como ocurre con las temperaturas, muy marcado en este sentido. De hecho, y teniendo en cuenta las características específicas de cada lugar -puesto que 30ºC puede ser considerado valor extremo en un sitio y en otro no-, para 2099, estiman 40 días al año en Ourense, Vigo o Pontevedra. Es decir, exactamente el doble.

El número de eventos extremos oscilan entre los 2,57 días más a la década en Ferrol y los 4,14 en Ourense. En Pontevedra serán 3,72; en Vigo 3,58; en A Coruña 3,28; en Lugo 2,9; y en Santiago 2,89. Por lo tanto, el sur de la comunidad se verá más afectado por este tipo de eventos a lo largo del siglo XXI.

En cuanto a las olas de calor, también hay predisposición al ascenso. En este sentido, las urbes más expuestas serán también Ourense, Vigo y Pontevedra, con un aumento de 0,5 por década. Sobre estos eventos temporales en los que la zona afectada soporta unas temperaturas muy altas durante tres días, se refieren como "fenómeno climatológico con un potencial peligroso realmente elevado". Sin ir más lejos, las consecuencias de su dañina actuación podrían traducirse a nivel natural como social.

"Es de esperar que ciudades que en la actualidad ya sufren mayores temperaturas máximas medias estarán mejor adaptadas para paliar los efecto negativos del incremento que comentamos", esgrimen los científicos, pues la adaptabilidad será uno de los factores más importantes a tener en cuenta.

Es el caso de la ciudad ourensana, que estará "mejor preparada" que Ferrol o A Coruña, ya que estas últimas no están acostumbradas a soportar picos de temperatura tan altos como la capital termal de Galicia. Aun así, pese a que esté más acostumbrada a temperaturas "anormalmente" elevadas, que se incrementen todavía más podría dar lugar a "situaciones de gravedad extrema", "como el aumento drástico del porcentaje de muertes a causa de temperaturas extremas y olas de calor".

Compartir el artículo

stats