Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conversión laboral que llega a la Xunta antes de las elecciones en Galicia

La Xunta aprueba el decreto para que los trabajadores laborales fijos puedan cambiar de categoría siete años después de anunciar la medida. El proceso se desarrollará en el primer semestre

Una trabajadora en la sede central de la Xunta en Santiago. // X. Álvarez

Una trabajadora en la sede central de la Xunta en Santiago. // X. Álvarez

Siete años después de anunciar su intención de permitir a empleados laborales fijos cambiar de categoría y convertirse en funcionarios, la Xunta aprobó ayer el decreto para acometer este proceso, del que se beneficiarán antes del próximo verano un total de 1.424 empleados, antes de las elecciones autonómicas previstas para finales de septiembre u octubre, de no mediar un adelanto de la cita con las urnas.

Este procedimiento constituye una ventana de facilidades para el colectivo de trabajadores laborales fijos, aunque estos mantendrán las funciones que desempeñan en la actualidad y sus retribuciones no variarán. Sin embargo, al convertirse en funcionarios se blindarán contra un posible expediente de regulación de empleo (ERE) en la administración autonómica, opción permitida desde un cambio normativo aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) en 2012, en el momento de mayor dureza de la recesión económica y con la necesidad de reducir el gasto público para evitar el rescate integral de la economía española. Además, la funcionarización también permitirá a estos trabajadores ascender de categoría mediante la promoción interna.

El Consello semanal de la Xunta validó ayer finalmente el decreto para realizar este proceso, que cuenta con el aval del Consello Consultivo. "La previsión es que estos primeros procesos se desarrollen en el primer semestre de 2020", informó el Ejecutivo presidido por Alberto Núñez Feijóo. Las 1.424 plazas disponibles suman las convocatorias del año pasado y de este de un proceso "muy demandado por los trabajadores" y apoyado por UGT y CCOO.

Cuando Feijóo avanzó en 2012 su intención de aplicar esta inédita funcionarización calculó que se beneficiarían 6.000 empleados, cifra finalmente rebajada a 2.177 entre el proceso que se realizará a comienzos de 2020 y el siguiente, según las previsiones del Ejecutivo.

En ese colectivo están incluidos los trabajadores fijos discontinuos con contratos de duración mínima de nueve meses en el Servizo de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais de la Xunta.

Para cambiar de categoría profesional, los empleados laborales fijos que lo deseen -el 95% se acogió a esta opción- deberán superar un proceso de concurso-oposición con facilidades. La antigüedad computará el 40% de la nota y el otro 60% dependerá de un examen en el que los trabajadores podrán utilizar apuntes. El Ejecutivo autonómico justificó estas facilidades respecto a unas oposiciones comunes. "Se trata de una prueba de características diferentes a las establecidas para un proceso selectivo ordinario, pues no es un proceso competitivo como sucede en un proceso selectivo de acceso libre", alegó en un comunicado. "Este procedimiento no tiene por objeto el acceso a la administración ni el ascenso de escala o categoría, sino la transformación voluntaria en funcionarios de los trabajadores que ya tienen una plaza fija en la administración como personal laboral fijo", añade. La medida pretende "unificar el régimen jurídico" aplicable a la plantilla autonómica.

La Consellería de Facenda alegó en numerosas ocasiones las dificultades burocráticas del proceso para explicar su dilación. La convocatoria de plazas se publicarán "en las próximas semanas" y afectarán a las categorías laborales A1, A2, C1, C2 y las agrupaciones profesionales de personal funcionario.

Compartir el artículo

stats