Carmen García Mateo, catedrática de Teoría de la Señal y Comunicaciones en la Universidad de Vigo, colaborará en la elaboración de la estrategia en el campo de "Especialización tecnológica". Sus áreas de investigación son, principalmente, la tecnología de habla, segmentación de audio y reconocimiento biométrico de personas.

-¿A qué ritmo avanza la tecnología de habla en gallego?

-Se está quedando atrás. Cuando compramos un altavoz inteligente, como los de Amazon, Google o Apple, puedes comunicarte con ellos en inglés, francés o castellano, pero no en gallego. Si no hay unas infraestructuras básicas, como puede ser el procesado de la lengua, en un territorio como Galicia, donde existe el gallego, mal vamos. Se trata de poder acceder a un servicio de información o de gestión con tu lengua gallega. Esa es una de mis principales preocupaciones desde hace años. Pero hay muchas más, relacionadas con la educación digital o con todo lo relacionado con el aprendizaje a lo largo de la vida.

-¿En qué trabaja últimamente y qué aportará al comité de expertos?

-Estamos trabajando con la lengua de gestos, con la española, por la inclusividad, porque hay que tener en cuenta a toda la población. Las personas sordas es un colectivo que también necesitan tecnología de calidad y de interacción. De igual manera que con el gallego, esas herramientas también tienen que estar disponibles para una persona sorda. Claramente, ese acceso no va a ser por un teléfono convencional, sino por un sistema de videoconferencia, tipo Skype. Si detrás, como en estos momentos, no hay una persona que entienda la lengua de signos, esta persona sorda no puede acceder a ese trámite o a esa compra que quiere hacer.

-¿Qué relevancia tiene la elaboración de una estrategia digital como la que se plantea?

-Cuando hablamos de globalización no quiere decir uniformización. Y para que no sea uniformización hay que atender a las particularidades. Estoy muy atenta a todo lo relacionado con vivir en Galicia y poder seguir viviendo en Galicia, pero en un mundo altamente tecnificado, en el que la tecnología se utilice de la misma forma que un cuchillo para comer.

-Galicia, tradicionalmente, ha llegado tarde a muchas cosas. También en telecomunicaciones.

-La estrategia tiene que encargarse de ese diagnóstico. En muchos aspectos no estamos nada mal, hay avances claros en los últimos años en el tema de la banda ancha, pero no hay que dormirse en los laureles. Hay que seguir trabajando, sobre todo, en la conectividad del rural, que es claramente mejorable. Las pymes y el mundo de los emprendedores también necesitan apoyo decidido.