La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal con capacidad para producir dos toneladas de cocaína al mes en la primera operación conjunta con el Ejército de Colombia en la que se desmantelaron dos laboratorios clandestinos, uno en origen, en la selva de este país sudamericano, y otro en destino, en el municipio de Casasbuenas (Toledo).

En España se practicaron nueve detenciones, entre ellos cuatro "cocineros" venidos desde Colombia y el considerado como cabecilla de la red, un disidente de las FARC.

"La organización tenía contactos desde España con otros clanes de narcotraficantes gallegos, valencianos y también de Italia o Francia", explicaron fuentes policiales.