Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un AVE a dos velocidades para Galicia

Por un tiempo indefinido convivirán dos anchos de vía que exigen trenes especiales - Feijóo replica a Adif que la alta velocidad no llegará en plazo

Cuando finalmente comience a funcionar la línea del AVE entre Galicia y Madrid, este servicio no lo podrán prestar trenes como los que cubren los trayectos entre la capital española y Sevilla o Barcelona. La razón es que el ancho de vía desde Madrid hasta Ourense será internacional mientras que el dispuesto entre Ourense y Santiago y entre Vigo y A Coruña será, por un periodo todavía sin determinar, ibérico -de mayor distancia entre las vías-.

¿Y por qué? Porque el Eje Atlántico (Vigo-A Coruña) será usado por los trenes de mercancías, que circulan todos por ancho ibérico, y su renovación llevará tiempo y además no es un objetivo prioritario. Y mientras no se modifique el ancho de vía, los trenes que usarán la línea de alta velocidad entre Galicia y Madrid serán mixtos, es decir, que de forma semiautomática puedan cambiar la distancia entre sus ruedas para ajustarse al tipo de vía. Los existentes de este tipo tienen menos prestaciones que los AVE puros que están operativos en otras partes de España.

En el momento en que el AVE gallego entre en servicio, sea en 2020 como sostiene el Gobierno, o en 2021 como denuncia la Xunta, entre Madrid y Taboadela (a 17 kilómetros de Ourense), la vía será de ancho internacional. Pero en Taboadela se construirá un cambiador para modificar de forma automática los ejes de los trenes para pasarlos a ancho ibérico, porque este será el ancho de vía de las líneas interiores de la comunidad, incluida el tramo Santiago-Ourense, diseñado para circular hasta a 350 kilómetros por hora.

Esto permitirá que el trayecto con Madrid solo sea cubierto con trenes Alvia, cuya velocidad máxima está limitada a 250 kilómetros por hora. La alternativa es que entren en servicio unos trenes más modernos, los Avril, que serán de ancho variable y estos pueden circular a 330 kilómetros. De su fabricación se encarga Talgo, pero se desconoce cuándo los recibirá Renfe y si, una vez en su poder, los destinará a cubrir los servicios con Galicia.

El tiempo que convivirán los dos anchos de vía en Galicia está sin definir. La modificación técnica de las vías en sí es sencilla, pues las propias traviesas lo permiten con una operación rápida. Pero la decisión es política y de momento no se ha tomado.

La vía entre Vigo y A Coruña seguirá de ancho ibérico porque la utilizarán los trenes de mercancías, pero además forma parte del Corredor Atlántico de la UE, por lo que tiene que tener continuidad hasta León, y antes de modificar su ancho, se tiene que adaptar toda la línea hasta Castilla y cambiar todos los trenes de mercancías.

Un día después de que la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, asegurara en A Coruña que las obras del AVE avanzan "a todo ritmo" y que concluirán a principios del próximo año, el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, insistió en que el tren de alta velocidad que enlazará Galicia con Madrid no cumplirá el calendario oficial.

Feijóo usó como argumento el hecho de que Pardo de Vera evitara concretar la fecha de puesta en servicio del AVE. Esta circunstancia resulta muy "reveladora" para el Gobierno gallego. "La Xunta, lamentablemente, tiene razón. No se va a cumplir el plazo de las obras ni de su puesta en funcionamiento", aseguró.

Feijóo se ha mostrado muy respetuoso con la capacidad y voluntad de Pardo de Vera al frente de Adif, pero entiende que ella, a pesar de su cargo, no está en disposición de determinar cuándo el AVE comenzará a funcionar.

Compartir el artículo

stats