Técnicos de la Consellería de Sanidad están realizando las pruebas y análisis pertinentes para tratar de determinar el origen de una intoxicación alimentaria que ha afectado a algunos niños en al menos 9 guarderías dependientes de la Xunta.

El pasado viernes se detectaron reacciones alérgicas cutáneas en algunos niños de varios de estos centros escolares tras ingerir el menú en el comedor escolar. Se trató de pequeñas manchas rojas en la piel y ningún caso fue grave. En todo caso, el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, consideró este suceso de "inadmisible" desde el punto de vista de la salud púbica, y anunció sanciones a quien corresponda.

Según las primeras hipótesis, la intoxicación podría haberse debido a la palometa que consumieron los niños en el menú escolar y que tras los primeros análisis presentaba un índice de histamina (toxina) más elevado de lo normal.

La presencia de esta toxina podría deberse a que en algún momento se rompiese la cadena de frío durante la conservación de este pescado.