Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

132 muertes por gripe, la mitad que en la temporada anterior

Pese a la menor intensidad, conllevó un porcentaje de fallecidos similar - Los ingresos superaron los 2.300 y un 84% se concentraron en la onda

La Xunta explica que la de este año fue la primera temporada, desde que arrancó el sistema de vigilancia, en la que circularon dos tipos de virus. // Iñaki Abella

La Xunta explica que la de este año fue la primera temporada, desde que arrancó el sistema de vigilancia, en la que circularon dos tipos de virus. // Iñaki Abella

Cuando, con el inicio de la primavera, el Sergas emitió su último informe de seguimiento de la temporada de gripe 2018-2019, el contador de fallecidos con la enfermedad o por sus complicaciones alcanzaba las 103 personas. No obstante, la muertes asociadas a la gripe no se acabaron ahí y en el informe final se elevan a un total de 132, casi una treintena más.

Aunque la cifra es prácticamente la mitad de la temporada anterior, cuando se contabilizaron 257 decesos, la letalidad, es decir, la proporción de quienes fallecieron entre los afectados, fue similar a la registrada entonces, al afectar al 5,6 por ciento de los pacientes que requirieron hospitalización. Según el Sergas, es una "baja" letalidad.

Pese a que esta temporada, indica Sanidade, "fue de menor intensidad", también se mantuvieron los datos de paso a la unidad de cuidados intensivos en un 6,3%. Y a pesar del abultado recorte -un 38% con respecto a la temporada de 2018-2018- en los enfermos que requirieron ser ingresados por las complicaciones provocadas por la dolencia, precisaron cama en el hospital un total de 2.353 personas, la segunda cifra más elevada desde que se implantó el actual sistema de vigilancia de la gripe, en la pandemia de 2009.

Además, el 84 por ciento de esa demanda ocurrió durante la onda de la gripe, cuando el año anterior habían sido del 68,5 por ciento, y la estancia media en el hospital fue de nueve días.

La Xunta explica que la de este año fue la primera temporada, desde que arrancó el sistema de vigilancia, en la que circularon dos tipos de virus, AH3 y AH1, lo que podría explicar, señalan, que la edad media de los enfermos ingresados fuese algo menor que en años pasados, al situarse en 67,1 años (rente a los 68,7 previos). A pesar de que el arco de afectados es muy amplio -el Sergas da cuenta de ingresos desde los 9 meses de edad hasta los 104 años-, el grupo de edad más propenso al hospital fue el de 65 y más años, que concentró casi siete de cada diez hospitalizaciones.

En cuanto a la vacunación, el Sergas explica que de los 241 pacientes que precisaron asistencia en cuidados intensivos, un 13% no tenía indicada la inyección por no presentar factores de riesgo o tener menos de 60 años. De los que la tenían aconsejada, la había recibido un 41,4%. En el caso de los fallecidos, la tenían recomendada todos y casi la mitad (el 45%, 60 personas) no se la había puesto.

Compartir el artículo

stats