Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yolanda Díaz: "Le podemos regalar la investidura a Sánchez, pero gobernar es otra cosa"

"Los 'barones' del PSOE están aplaudiendo porque pretenden la abstención del PP o Cs"

Yolanda Díaz, en Santiago. // Xoán Álvarez

Yolanda Díaz, en Santiago. // Xoán Álvarez

Unidas Podemos la presentó durante la campaña y tras las elecciones del 28 de abril como futura ministra. De Industria o Trabajo. Ella asegura que no se lo pidieron formalmente. Yolanda Díaz, en todo caso, aún confía en un acuerdo con el PSOE.

- La petición por parte de Unidas Podemos del Ministerio de Trabajo fue una de las razones que hizo fracasar la investidura de Pedro Sánchez. Y al parecer, para esa cartera habían pensado en usted.

-A mí desde mi grupo nadie me propuso nada. Son cábalas de los medios. Por ser rigurosa, a mí, formalmente, nunca se me transmitió eso.

- Pues tras las elecciones de abril, Irene Montero la señaló con nombre y apellidos como una de las posibles ministras de un gobierno de coalición.

-Bueno, es cierto que hubo como un debate, más en el mundo periodístico, de quién podría formar parte del Gobierno. Pero en rigor, en las organizaciones nunca se trabajó así, nunca se me dijo estamos pensando en ti para esto. Lo digo con toda franqueza.

- Pero "ministrable" sí era, ¿no?

-Eso sería poco serio. A mí grupo nunca se me dijo, "mira, este es el papel que pensamos para ti". Pero sí que es cierto que en los medios madrileños había esa convicción.

- Tras la fallida investidura, ¿para quién resultó más una oportunidad perdida? Porque IU pidió a Podemos, tras la ruptura de las negociaciones, que se apoye a Pedro Sánchez aunque no se entre en el Gobierno.

-Lo que es evidente es que no hubo negociación como tal. La gran tristeza es que por el PSOE se fue a una negociación de 48 horas en la que en ningún momento se quiso negociar. Es inaudito que el candidato a la investidura renunciara durante casi tres meses a negociar. Y no es solo que no tuviera apoyo de nuestro grupo confederal, sino que no obtuvo el apoyo de ningún grupo de la Cámara. Esto revela que no hubo negociación con nadie. Vamos a ver qué hace el PSOE ahora. Por nosotros no va a ser que no haya propuestas, pero a quien le toca mover ficha es al PSOE. El país lleva paralizado desde el 15 de febrero, si no desde antes, y la gente quiere que nos pongamos de acuerdo y cogobernemos.

- No ha respondido a la pregunta sobre la postura de Izquierda Unida.

-Es una posición de IU y cada grupo tiene posiciones legítimas y vamos a tener un debate colectivo sobre lo que tenemos que hacer. Pero quiero señalar una cosa, nosotros ya tuvimos un Gobierno a la portuguesa y tuvimos que ir a unas elecciones. La investidura, que puede salir igual, regalándole los votos, es una cosa, pero la gobernabilidad es otra y necesitamos un Gobierno colectivo. La investidura incluso se la podemos regalar como hicimos en la moción de censura, a pesar de que incumplieran los acuerdos que alcanzamos con ellos y hubo que ir a unas elecciones porque no había soporte para la estabilidad. No hay que confundir investidura con gobernabilidad.

- Pero si se apoya la investidura sin más, el PSOE tendrá vía libre para configurar el Gobierno que quiera.

-El debate sobre cómo se hacen las cosas en democracia ya está escrito. Lo que se hace es conformar gobiernos de coalición en proporción al peso de cada quien. Esto es lo que se hace en Europa, pero el gran reproche que le tengo que hacer a Pedro Sánchez es que haga política del siglo XX pensada para el bipartidismo porque España mudó y nuestra realidad ya no es así. Y las cosas non van cambiar ni van a cambiar los actores políticos que tenemos ahora. En democracia se forman cogobiernos, como en el ámbito local o el autonómico. Pero esto no lo hizo Pedro Sánchez. El PSOE vuelve a ser el PSOE que cuestionaba a Sánchez. No es casual que los llamados barones estén aplaudiendo porque lo que pretenden hacer es la abstención de PP o Ciudadanos.

- ¿Es posible todavía un acuerdo?

-Creo que sí. Lo que es un disparate es que el candidato que en lugar de buscar los apoyos para una investidura lo que hace es amenazar con una repetición electoral. Creo que nuestro país no la quiere y si esa es la fórmula, se va a equivocar, porque hay hartazgo en la sociedad y depresión en el espacio político de la izquierda. La negociación fue errática, pretendiendo hacer en 48 horas lo que no hizo en tres meses. Es un PSOE que quiere gobernar como si tuviera mayoría absoluta. Nosotros ya hicimos presidente a Pedro Sánchez a cambio de nada con la moción de censura.

- ¿Puede resquebrajarse la unidad entre IU y Podemos sobre cómo enfocar la investidura?

-A mí no me toca hablar de IU, porque soy una militante de base. Pero Galicia en Común, Podemos e Izquierda Unida a veces tenemos matices distintos, porque las organizaciones tienen vida interna. Lo importante es no confundir la investidura con la gobernabilidad. España lleva tiempo sin gobierno. Lo que hay que hacer, como en toda Europa, es garantizar la gobernabilidad mediante un acuerdo programático y un acuerdo de gobierno. Es lo que hacen las democracias maduras.

Compartir el artículo

stats