Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El complicado equilibrio entre las notas y la experiencia

Un informe elaborado por el sindicato ANPE hace unos meses, con datos de distintas comunidades autónomas, aseguraba que Galicia es la comunidad "con mayor índice de aprobados de docentes sin experiencia". Un 39% de los profesores que sacaron plaza en la oposición de 2018 no tenía puntos por dar clase previamente, un porcentaje que en Canarias es del 35%, en Andalucía del 27%, en Madrid del 20%, La Rioja (19%) o Extremadura un 12%, según el documento elaborado por este sindicato. Si en el conjunto de comunidades prácticamente el 80% de los aprobados acreditaba puntuación por interinidades, en la comunidad gallega este porcentaje bajaba hasta el 61%, con datos de las oposiciones el año pasado.

Interinos que sí aprobaron las oposiciones explican que, al estar dando clase, sacar el tiempo para estudiar es complicado, sabiendo que compites con gente que no está trabajando y tiene más horas. Dar clase también aporta un plus de conocimientos a la hora de preparar las oposiciones "porque conoces la docencia real desde dentro".

Reelaborar las listas cada año podría afectar a la estabilidad del sistema, según apuntan fuentes sindicales consultadas, dispuestas a tratar este tema. "Sería un problema en FP si todos los años se renuevan listas", apuntan.

Añaden que "tener una interinidad" no siempre es garantía de poder trabajar. Apuntan que hace poco se ha llevado a cabo un gran concurso de traslados, en el que suelen cogerse plazas demandadas. Consideran que con la evolución de los últimos años también los interinos pierden posibilidades de acceso. En cuanto a la postura de los opositores que se quejan de no poder acceder al sistema pese a aprobar la oposición, las mismas fuentes indican que "lo más común es que sean llamados para dar clase y con buenas notas van accediendo al sistema".

La cuestión está, según sus palabras, "en dar estabilidad al profesorado sacando el mayor número de plazas posible". "Sacar ofertas de empleo muy amplias para dar estabilidad al sistema, lo que implica muchas plazas en la oferta pública de empleo", añaden las mismas fuentes. Con datos de la primera parte de las pruebas de este año, solo dos de cada diez opositores la pasaron.

Compartir el artículo

stats